Relata especialista “brevedad” de estudio a Shakespeare

Marjorie Garber, catedrática en la Universidad de Harvard y crítica literaria, ofreció la conferencia "Shakespeare 451: ética y poder en la enseñanza de Shakespeare"
Marjorie Garber, catedrática en la Universidad de Harvard y crítica literaria
Marjorie Garber, catedrática en la Universidad de Harvard y crítica literaria (Gustavo Mendoza)

Monterrey

A nivel internacional, este 2016 se conmemora y se estudia la obra de William Shakespeare pues se cumplen 400 años de su muerte.

Sin embargo la obra del considerado mejor dramaturgo de la historia no siempre ha sido tratada como tal. Hubo años que en la propia Inglaterra (país donde vivió y creció) se le consideraba como una "lectura de entretenimiento" no apta para su estudio en las universidades.

Marjorie Garber, catedrática en la Universidad de Harvard y crítica literaria, ofreció la conferencia "Shakespeare 451: ética y poder en la enseñanza de Shakespeare" como parte de las actividades de la Cátedra Alfonso Reyes, para conmemorar el 400 aniversario luctuoso del genio inglés.

En su charla, celebrada en la Sala Mayor de la Rectoría del Tecnológico de Monterrey, la autora repasó como el término "shakespereanos" se ha ido acuñando entre especialistas en la literatura.

No obstante, el estudio de la obra de William Shakespeare no siempre gozó del respeto de los cursos de literatura en las principales universidades de Inglaterra, principalmente por el uso de su lenguaje folclórico.

"Vale la pena recordar qué tan reciente se ha enseñado Shakespeare en las universidades americanas y británicas. En 1743 el catálogo de la Biblioteca de Yale lo consideraba una lectura de 'diversión'", apunta Garber, la especialista en la obra del dramaturgo inglés.

Al autor de célebres obras como Macbeth o Hamlet lo leían los estudiantes fuera de los cursos de literatura aprobados por las universidades.

Incluso no se permitió el estudio de la obra de Shakespeare para grupos mixtos, es decir hombres y mujeres, hasta 1854.

Es hasta 1876 cuando en Harvard se incluyen los primeros cursos optativos de literatura inglesa, siendo los primeros cursos donde se estudió a Shakespeare.