Relaciones Peligrosas en el Centro Cultural Universitario

Considerada una obra cumbre de la literatura erótica del siglo XVIII, la obra convierte en voyeur al espectador y lo lleva a atestiguar un acuerdo perverso que se vuelve fascinante
Su trama la ha convertido en una obra vigente, que sigue reeditándose y ha sido llevada varias veces a la televisión y al cine
Su trama la ha convertido en una obra vigente, que sigue reeditándose y ha sido llevada varias veces a la televisión y al cine

México

Relaciones peligrosas (Les Liaisons Dangereuses), una obra basada en la novela epistolar de Pierre Choderlos de Laclos, publicada en 1782 y adaptada para la escena por Christopher Hampton, se proyectará este sábado 18 de junio, a las 12 horas, en el Teatro Juan Ruiz de Alarcón del Centro Cultural Universitario desde el Donmar Warehouse de Londres, dentro del programa National Theatre Live.

La pieza dirigida por Josie Rourke —quien también dirigió Coriolano de Shakespeare— ganó recientemente los premios Olivier y Evening Standard en la categoría de mejor obra.

Relaciones peligrosas es considerada una obra cumbre de la literatura erótica del siglo XVIII, junto a otros libros como El portero de los cartujos de Jean-Charles Gervaise de Latouche (1741), Teresa filósofa del francés Boyer d’Argens (1748), y Justine o los infortunios de la virtud del Marqués de Sade (1787).

Pierre Choderlos de Laclos nació en 1741 y publicó Les Liaisons Dangereuses en 1782, pocos años antes de la Revolución Francesa, decidido a escribir una novela que lo inmortalizara. Relaciones peligrosas logró un éxito arrollador y se convirtió en la “novela licenciosa” del momento.


Relaciones peligrosas es una obra que convierte en voyeur al espectador y lo lleva a atestiguar un acuerdo perverso que se vuelve fascinante y al mismo tiempo revela lo extraña que puede ser la naturaleza humana.

Su trama la ha convertido en una obra vigente, que sigue reeditándose y ha sido llevada varias veces a la televisión y al cine, siendo las adaptaciones fílmicas más memorables las dirigidas por Stephen Frears (1988), estelarizada por Glenn Close y John Malkovich, y la de Milos Forman con el título de Valmont (1989).

La producción está situada en la fastuosa Francia de brocados, encajes y escotes. La perversa y seductora Marquesa de Merteuil decide vengarse de su último amante con la ayuda de su viejo amigo el Vizconde de Valmont. Sin embargo, éste no acepta la tarea que pretende imponerle su amiga —seducir a la quinceañera que le ha arrebatado a su amante— y prefiere tender sus redes para hacer suya a Madame de Tourvel, una virtuosa mujer casada, de quien Valmont se enamorará, involucrándola en las insidiosas maquinaciones de la marquesa.