‘Reír al viento’, una historia de libertad y amistad

La escritora de origen español, Sandra Barneda, promueve su más reciente novela y habla sobre la crisis económica de España
Reír al Viento, de Sandra Barneda
(Cortesía)

Tijuana

¿Alguna vez ha pensado en poner tierra de por medio? ¿Perderse en un lugar lejano y ver su propia vida desde la distancia?

Alex, una escritora de libros de autoayuda que necesita ayudarse a sí misma, decide hacer un viaje al corazón de Bali.

En su camino, conocerá a una maestra espiritual, a dos hermanas muy distintas y a una enigmática pintora de diosas. Sandra Barneda es una escritora de origen español que cuenta para Milenio Baja California de qué trata su novela "Reír al Viento".

"Reír al Viento es la historia de cinco mujeres que se encuentran en Bali. Es una historia de aventuras, de viajes; al mismo tiempo es una novela interior, donde las cinco protagonistas tienen cosas qué solucionar de sus vidas, en una historia de amistad, de lazos, de cinco mujeres de distintas generaciones, se encuentran y hacen espejos de ellas mismas y solucionan cosas ahí en Bali", relató.

Alex es la protagonista de la historia.

"Fue una licencia para poder contar la evolución espiritual que vive la propia protagonista Alex, que además, como punto de humor, ella se dedica a escribir libros de autoayuda pero reniega de ellos. En la isla se producen una serie de desapariciones, incluso alguna de las protagonistas se ve involucrada y eso, pues, les une más", narró.

Sandra Barneda es periodista y decidió alejarse de este oficio para crear "Reír al Viento"; hace un análisis sobre la situación que vive actualmente España.

"Al final es un poco alejarte del mundo del periodismo, documentarte y echarle muchísimas horas y mostrar tu propio imaginario y construir historias de ficción. Mi país está, cómo está el mundo, con ese azote de la crisis social, económica. Es una transición que vamos a dejar de funcionar a través del yo, y empezar a ver la colectividad. Eso estará por ver, al menos en España parece que ya tocamos fondo y tenemos que levantar el vuelo", lamentó.