Reinventarán en Sídney ópera clásica de Puccini

Sus protagonistas forman parte de la fauna de los aventureros del siglo XXI, afirmó Álex Ollé, director artístico de la compañía.
Se estrenará el 21 de marzo en la sede de la Ópera de Australia.
Se estrenará el 21 de marzo en la sede de la Ópera de Australia. (Alfons Flores/EFE)

Sídney

Álex Ollé evocará el gusto por los paraísos perdidos en su versión de Madama Butterfly, afirmó este director artístico de La Fura dels Baus ayer en Sídney, donde se estrenará la obra el 21 de marzo sobre un inmenso escenario flotante y con su famosa bahía como marco natural.

Ollé dijo a la prensa en la sede de Opera Australia que su versión evoca “el gusto antiguo de los falsos paraísos perdidos” que se asocian a “los barrios rojos de Bangkok y de otros epicentros del turismo sexual” y sus protagonistas forman parte de la fauna de los aventureros del siglo XXI.

Madama Butterfly continúa siendo una obra contemporánea de traición, choque de culturas y amor trágico entre los protagonistas, afirmó Ollé.

La protagonista de Madama Butterfly, Cio Cio san, “es una chica de hoy, ni más romántica ni ingenua” y B. F. Pinkerton ya no es un soldado sino un empresario inmobiliario “quien cree que puede comprarlo todo”, señaló.

Con el “reto por el espacio al aire libre de grandes dimensiones”, Ollé integra los rascacielos, la Casa de la Ópera, el Puente y el Jardín Botánico de Sídney “como las imágenes de la modernidad que seducen a Madama Butterfly y lo que representa Pinkerton para ella”.

El escenario natural de la bahía será un elemento importante en el diseño escenográfico de Alfons Flores, para el simbolismo de la obra, que mañana comienza con los ensayos.

Un enorme astro de doce metros en medio del mar, para representar el sol naciente, aparecerá durante la obra como símbolo “del momento en que Madama Butterfly siente que Pinkerton regresará”, así como una inmensa luna acompañará “el momento de pasión” entre los protagonistas.

Susana Gómez, asistente de dirección, apuntó que se trata “de una historia tradicional, en un espacio de teatro que tiene características concretas como la bahía de Sídney y su entorno multicultural”, en alusión a las culturas, especialmente asiáticas, que conviven en esta ciudad. “Álex conoce este mundo y pensó que podía ser interesante traer la visión de esta historia a un mundo actual”, señaló Gómez.

El diseñador de vestuario Lluc Castells avanzó que sus creaciones son una mezcla de tradición y moda contemporánea, mientras en la segunda parte de la obra usará ropa de segunda mano para vestir “a todo un pueblo que malvive en un suburbio” como “la sombra de una sombra”.

Las cantantes Hiromi Omura y Hyeseoung Kwon, encarnarán de forma alternada a Cio Cio san, mientras el papel de Pinkerton lo representarán Georgy Vasiliev y el español Andeka Gorrotxategi. Anna Yun y Victoria Lambourn darán vida a Susuki.