Reinician restauración del “Templo de Tláloc” en Texcoco

Los arqueólogos iniciaron los labores de rescate del sitio que representa el oratorio prehispánico más grande de su tipo y se ubica en la sierra Nevada
Los importantes señoríos aztecas y texcocanos realizaban rituales en honor al “Dios de la Luvia”.
Los importantes señoríos aztecas y texcocanos realizaban rituales en honor al “Dios de la Luvia”. (Cuartoscuro)

Texcoco

El Templo de Tláloc, oratorio prehispánico ubicado a 4 mil 120 metros de altura sobre el nivel del mar será restaurado, por lo que arqueólogos reiniciaron los trabajos de rescate y conservación de este sitio precolombino del Estado de México.

La semana pasada, Víctor Arribalzaga Tobón, arqueólogo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), responsable del proyecto, hizo un ascenso al lugar que se encuentra en la Sierra Nevada, entre río Frío y Texcoco.

El recinto dedicado al "Dios de la Lluvia" representa el santuario prehispánico más grande en su tipo, ubicado a mayor altitud del nivel del mar en el mundo.

"Fue considerado un lugar sagrado donde se reunían una vez al año los personajes más importantes de los señoríos aztecas, texcocanos y de Tlacopan, quienes constituían la Triple Alianza para realizar los rituales de fertilidad, además de que en el lugar se estudiaba y compilaba el conocimiento de milenios sobre el clima", añadió el investigador.

Dijo que se podría rescatar un 80 por ciento del templo y su estructura con los trabajos que se realizan en la presente temporada invernal, en tanto que continuarán las laboras en la zona de la alta montaña."Para el rescate es financiado por el INAH y el ayuntamiento de Texcoco que destinará 3 millones de pesos".

"El Templo, tiene una estructura principal, de forma de adoratorio cuadrangular que mide 60 por 50 metros, y desde su base, inicia una calzada de 150 metros de largo por 7 metros de ancho que cumplía la función de recibir las peregrinaciones que acudían a este templo", explicó Arribalzaga Tobón.

La zona arqueológica está situada en una cuadrícula de más de 4 mil metros cuadrados, y se estima que fue construida hace poco más de mil años.

Una vez iniciados los trabajos, el arqueólogo dijo que se espera "avanzar lo que más se pueda en su rescate antes de la temporada de lluvias, actualmente hemos rescatado un 10 por ciento".

Se considera que el también conocido como "Monte Tláloc", que es un gigantesco oráculo ceremonial, mientras que estuvo en plenas funciones durante el imperio Azteca, fue el último lugar descubierto y destruido por los conquistadores en 1539.

Los antropólogos tienen la información suficientes de cómo era ese templo prehispánico antes de que el primer obispo de la diócecis de la Ciudad de México, Fray Juan de Zumárraga ordenara su destrucción.