Regresa a su nicho el Festival del Centro Histórico

Con una inversión de 32 millones de pesos, el encuentro ofrecerá cerca de 200 actividades culturales con el objetivo de atraer a 250 mil personas.

México

Sin extensiones a otras zonas de la ciudad —salvo el barrio de Tepito para un proyecto de teatro dirigido por Daniel Jiménez Cacho—, el rebautizado Festival del Centro Histórico México (FCHM) se llevará a cabo del 12 al 23 de marzo en diversos recintos de la zona. Con ello, dijo en conferencia de prensa su directora Cristina King, retorna a su nicho original.

Entre las figuras de la trigésima edición del FCHM destacan el cantaor Miguel Poveda, una de las estrellas del flamenco contemporáneo; sor Marie Keyrouz, religiosa libanesa que ha usado la música sacra para promover la paz en el mundo; la compañía Propeller, de Reino Unido, que ofrecerá una versión de Enrique V, de William Shakespeare, y el trompetista Terence Blanchard, quien, sin dejar el jazz, se ha especializado en música para películas.

También podremos ver al pianista georgiano Alexander Toradze, uno de los grandes intérpretes del romanticismo; a la violinista coreana Ji-Hae Park, quien además de usar un violín Petrus Guarnerius 1735 Venedig, dedica mucho tiempo a las labores humanitarias, y a la Orquesta Sinfónica de Dresde, integrada por músicos de diversos países europeos y especializada en música contemporánea.

Aunque en las dos ediciones anteriores se había mencionado que el FCHM tenía serios problemas financieros, el nuevo presidente del patronato, Fernando Estrada Aguirre, aseguró que habían previsto una inversión de 25 millones de pesos, "pero estamos llegando a 32 millones, muy arriba de lo previsto. Seguramente estaremos arriba de eso, porque seguiremos trabajando. El 60 por ciento de las donaciones proviene de instituciones públicas y 40 por ciento de privadas. Todo el dinero que recaudamos se va al festival".

Estrada Aguirre recordó que el festival es una asociación civil sin fines de lucro, y aseguró que, desde su formación, "ha ofrecido un balance entre tradición y vanguardia, presentando siempre los mejores espectáculos, artistas y expresiones culturales del mundo. Su misión es ofrecer al público más diverso posible nuevas ideas y experiencias culturales de la más alta calidad".

Durante el FCHM, dijo, los museos del centro de la ciudad tendrán horarios extendidos, "en los que se podrá disfrutar de exposiciones acompañadas de conciertos de música clásica o de vanguardia, previo a los actos del festival. Pondremos a disposición autobuses en lugares estratégicos que, sin costo alguno, transportarán a la gente hacia los eventos del festival".

Cristina King, quien aseguró que el festival vive "un renacer, una nueva etapa", calificó el encuentro como "una fiesta, un happening". Señaló que en 2014 se cumplen 100 años de "diversos fenómenos estéticos y filosóficos, que en la historia del arte y el pensamiento se reúnen bajo el término de vanguardias. La curaduría de la presente edición se enfoca a redescubrir su estética, desde la perspectiva del siglo XXI. A este concepto se suma la vocación original del festival de redescubrir tanto patrimonio histórico en territorios geográficos menos explorados, como innovadoras propuestas artísticas, detonando mediante estas manifestaciones el descubrimiento de espacios de valor monumental poco conocidos por el público".

El propósito del FCHM, agregó la funcionaria, es contribuir a "redescubrir con otra mirada el centro de la ciudad, convertirlo en un escaparate visual y sonoro, donde vecinos, visitantes y turistas tengan acceso a contenidos distintos y diferentes, a la diversidad y pluralidad que es esta ciudad, a culturas distintas, a diálogos no conocidos, a compartir experiencias y a reflexionar".

Espacio para la música

Cristina King habló sobre la labor de Aural, espacio para la música contemporánea en sus diversas vertientes, que se realiza en el marco del FCHM. En los últimos cuatro años, indicó, "Aural se ha dedicado con gran éxito a las nuevas propuestas musicales". En esta edición "abrirá en el Teatro de la Ciudad con el estadunidense Charlemagne Palestine, compositor y artista visual minimalista que crea una música cargada de intensidad tímbrica y emotiva que se caracteriza por su espíritu ritual".

Dirigido por Rogelio Sosa, Aural presentará también al trompetista estadunidense Wadada Leo Smith, uno de los grandes jazzistas de vanguardia, quien asistirá con su Golden Quartet (compartirá el escenario el baterista Milo Tamez), así como Omar Souleyman & Las Brisas, sirio que hace música sin fronteras, pero sin olvidar sus raíces. Melt Banana, banda de noise rock japonesa, alternará en un concierto enloquecido con Black Pus y Coso Monosodic.