Reducir gasto pondrá en riesgo atención al cáncer

En el presupuesto 2016 se le restarán a la Secretaría de Salud hasta 10 mil mdp, que afectarán solo a la parte administrativa.
Mayra Galindo, directora de la Amlcc.
Mayra Galindo, directora de la Amlcc. (Blanca Valadez)

México

Previó al análisis del presupuesto 2016, organizaciones civiles exigieron al Poder Legislativo que el recorte anunciado de aproximadamente 10 mil millones de pesos a la Secretaría de Salud no ponga en riesgo los programas de atención y prevención contra el cáncer, además de que se trasparente su uso, ya que hasta la fecha se desconoce su aplicación.

La Asociación Mexicana de Lucha contra el Cáncer (Amlcc), la Fundación Luis Pasteur, Salvati, Fundación Alma y el Grupo de Investigación en Cáncer Ginecológico de México (Gicom) buscarán un acercamiento con la Cámara de Diputados para que dentro del presupuesto se considere al cáncer una prioridad, ello por la cantidad de años de vida perdidos debido a las muertes prematuras.

Mayra Galindo, directora de la Amlcc, explicó que con base en los datos del Instituto Nacional de Cancerología (Incan), las mujeres que padecen cáncer cérvico-uterino tienen una pérdida de 17 años y en el caso de mama es de 21. Ello afecta en el ámbito familiar, social, laboral y económico a causa de la baja productividad y discapacidad.

Se calcula que, de los aproximadamente 128 mil nuevos casos anuales de tumores malignos, 51 por ciento afecta a la población femenina: 37 mil son de tipo cérvico-uterino, mama u ovario, los más comunes y agresivos. Atacan a mujeres de entre 40 y 55 años de edad, quienes llegan en etapas avanzadas y con metástasis.

Los costos por cáncer de mama en etapa avanzada y sin considerar tratamiento o cirugía, solo gastos adicionales que no cubre el Seguro Popular, llegan hasta los 9 mil dólares anuales, y en etapa temprana se reduce más de la mitad, es decir, 3 mil 500 dólares. Cuando aún no se presenta dicho mal el gasto por detección temprana es de 500 dólares.

"Los familiares desembolsan alrededor de 40 por ciento de su bolsillo dejándolos en condiciones de vulnerabilidad y de pobreza", señaló Galindo tras detallar que de los 37 mil nuevos casos, el de mama afecta a 20 mil 444 pacientes; a cerca de 13 mil 960 cérvico-uterino, y el resto de ovario. "Solo en 2012 fallecieron 10 mil 499 jóvenes en edad productiva, estamos hablando de una de cada tres".

Las estadísticas dejan en claro, conforme a las investigaciones del Incan y de las ONG, que hay una inversión aproximada de 135 mil millones de pesos que se emplea cada año y han tenido efectos positivos al reducir la muerte por cáncer cérvico-uterino; sin embargo, aún siguen en aumento los decesos por el de mama.

Una reducción a los programas de lucha contra el cáncer podría elevar la mortalidad y echar por la borda los logros obtenidos y desestabilizar al sistema financiero del país.

"Han dicho que el recorte no impactará a los programas sino al área administrativa, pero la verdad es que no está claro el manejo de los recursos, por eso es urgente trasparentar cómo se usan", destacó Galindo.

Ante la incertidumbre, las ONG lanzaron en redes sociales la campaña #queNOseTEolvide, mediante la cual buscan hacer un llamado a las autoridades gubernamentales y a la sociedad para sensibilizarlas sobre la importancia de fortalecer los recursos de lucha contra el cáncer y otorgar la atención clínica que merecen las pacientes.

Galindo señaló que, a decir de las organizaciones sociales, y aunque el recorte es para el presupuesto 2016, en los institutos Nacional de Cancerología, Ciencias Médicas y Nutrición y Perinatología, ya se resienten los efectos al carecer de los insumos requeridos en la prestación de servicios médicos.

"Todas las organizaciones civiles presentamos solicitudes de información a las secretarías de Hacienda y Crédito Público y de Salud, pero ninguna ha contestado sobre qué pasa", concluyó.