Recursos asignados a cine abandonado no llegan

Uno de los arquitectos de las Salas Vicente Fernández que funcionaron en los 80, señala que las autoridades municipales desde hace 25 años no han asumido laresponsabilidad de la obra que le ...
En abandono cine subterráneo de la Plaza de los Caudillos
En abandono cine subterráneo de la Plaza de los Caudillos (Arllete Solano)

Guadalajara

Al parecer el proyecto del cine subterráneo que se encuentra en la Plaza de los Caudillos en Zapopan pasará a la siguiente administración en estado grave de abandono y con una promesa de pago que en ocho trienios no se ha solventado.

Este medio charló con el propietario de la obra que se embarcó en su creación hace 25 años, quien prefiere no ser nombrado, y encontró que tal parece que cada
administración en turno promete hacerse cargo de la obra, incluso etiquetan recursos que hasta el momento no llegan al fin para el cual fueron asignados y la actual administración de Héctor Robles Peiro no fue la excepción.

Por acuerdo del cabildo municipal, se asignó el presupuesto para comprar la estructura que comprende locales comerciales en la superficie, área comercial en el subterráneo y dos salas de cine para 600 espectadores, con fuente de sodas, salidas de emergencia, y lobby. El arquitecto asegurta que Robles Peiro simplemente no se presentó a la última reunión en la notaría donde quedaría cerrada la transacción.

Explica que su antecesor Héctor Vielma, en consorcio con el empresario y hoy secretario de Turismo Enrique Ramos, adquirieron una parte de la plaza subterránea ubicada en el módulo final localizado en la confluencia de las avenidas Américas y Ávila Camacho, y se encargaron de asegurar con un acuerdo de cabildo la compra del resto del corredor que se conectaría con un corredor interior. Carmelo Muñoz, actual director de Obras Públicas de Zapopan, afirma que desconoce cualquier asunto relacionado a este cine abandonado.

Acorde al propietario, la Administración de Ricardo Chávez Pérez en 1980 encargó un proyecto visionario al consorcio de arquitectos con la idea de impulsar el crecimiento comercial que pudiera transformar el corazón de Zapopan en un atractivo comercial y no solo de turismo religioso.

Al final de la construcción, las salas Vicente Fernández comenzaron a trabajar con una cartelera de filmes mexicanos administrados por los mismos dueños del Teatro Galerías, pero la obra no fue pagada y los arquitectos absorbieron la deuda del crédito bancario a través de un fideicomiso que los llevó a la quiebra cuando la administración pública ya no se vio interesada. 

Incluso el arquitecto acusa al ex alcalde Alberto Mora López de haber querido apropiarse del edificio con recursos legales sin cubrir la deuda por la construcción.

“Ha sido el vecino más incómodo el gobierno de Zapopan y ahí está ese edificio terminado y convertido en un elefante blanco con locales”, refirió.