Recorre el mundo colección fotográfica "100 World Kisses"

Visitó diferentes ciudades y captó cien ósculos en cada una de ellas, siempre con la premisa de que fueran en espacios públicos.
Se expone en la Plaza San Martín de Buenos Aires.
Se expone en la Plaza San Martín de Buenos Aires. (Ignacio Lehmann)

Buenos Aires

“Solo una persona cazando cien besos en cada ciudad alrededor del mundo”, así se define Ignacio Lehmann, un joven fotógrafo argentino que recorrió el mundo y creó 100 World Kisses, una colección fotográfica de besos en espacios públicos que se exhibe en Buenos Aires hasta el próximo martes.

Esta aventura comenzó en Nueva York de forma lúdica y natural, y dado el desafío que implica retratar besos espontáneos y la buena recepción que tuvieron sus primeras fotografías, Lehmann decidió salir a visitar diferentes ciudades del mundo y captar cien besos en cada una de ellas, siempre con la premisa de que fueran en la calle.

“Besar está buenísimo. Es una obviedad y puede sonar cursi, pero cuando uno da un beso se siente mejor”, aseguró el fotógrafo frente al interrogante de por qué se sintió motivado a fotografiar besos.

Lehmann tiene su propio “modus operandi” para esta peculiar “caza”: primero dispara su cámara y luego se acerca a las parejas “blanco” para comentarles de su proyecto.

Pero también hay algunas situaciones en las que Lehmann les pide a las personas que se besen para registrar ese momento único con hermosos paisajes de fondo.

De esta forma, Lehmann recorrió plazas de ciudades como Tokio, Londres, Berlín, Cali y Buenos Aires y fotografió desde “besos tiernos, sensuales y románticos” hasta algunos “más rockeros y jugados” entre parejas, entre padres e hijos, entre mascotas y sus dueños y hasta entre niños jugando. 100 World Kisses dejó de ser un desafío personal y se convirtió en una amplia colección fotográfica con más de mil 500 imágenes. Parte de esta colección integra una muestra que se expone hasta el martes en la Plaza San Martín de Buenos Aires.

Lehmann, además, escribe historias que acompañan algunas de sus fotos, por eso, después de tomar una fotografía, es frecuente que se quede conversando con los protagonistas, los conozca mejor e incluso mantenga el contacto con algunos de ellos a través de correo electrónico.

De esta manera, durante su viaje por Asia, llegó a conocer a una pareja de sobrevivientes de la bomba atómica de Hiroshima y asegura que es una de las historias más significativas que le ha tocado retratar a lo largo de su recorrido.

Lehmann recuerda que uno de los lugares en que más le gustó tomar fotografías fue Japón.

 “Fue un lugar especial para mí, fue como estar en otro mundo. Es algo muy distinto a lo que nosotros estamos acostumbrados y allá el contacto físico es muy limitado y no es tan pasional como en Latinoamérica. Entonces, hacer esto fue un desafío muy grande, pero lo disfruté muchísimo”, rememora.