Reconocen periodismo cultural de Juan Villoro

El escritor mexicano recibió anoche el Homenaje Nacional de Periodismo Cultural "Fernando Benítez", con lo que concluyeron las actividades de la FIL de Guadalajara.
Homenajean a Juan Villoro.
Homenajean a Juan Villoro.

Guadalajara

El escritor Juan Villoro recibió anoche el Homenaje Nacional de Periodismo Cultural "Fernando Benítez", con lo que concluyeron las actividades de la 27 Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara.

En la ceremonia, el homenajeado reflexionó en torno a su trayectoria para admitir que en 2013 "parece perder confianza en sus recursos y acepta la reductora presión de la frivolidad en la concepción de los empresarios del gremio que creen que el lector es alguien que no lee".

En compañía de amigos y colegas, como el editor Ricardo Cayuela, el periodista Ricardo Rocha y el director editorial René Delgado, el también escritor consideró que todo buen periodismo es cultural "pues depende de ofrecer una compleja representación de la realidad".

No obstante, opinó que esta tarea limita sus posibilidades al ofrecer un mero eco de las carteleras, de las novedades editoriales y declaraciones de los funcionarios del ramo.

"Los temas del periodismo cultural son tan amplios como la imaginación de sus practicantes; Jorge Ibargüengoitia desentrañó los misterios de la vida diaria, Carlos Monsiváis los pudores de la vida pública y Fabrizio Mejía Madrid la vida interior de Chabelo", expuso.

Para Villoro, a diferencia del novelista y del poeta, el periodista no puede ser indiferente ante las injusticias de la realidad, no obstante, los límites del oficio son dramáticos en este país, considerado el más peligroso de ejercer.

El homenajeado concluyó su discursó al evocar a Fernando Benítez, quien le enseñó a no temer ante las injusticias, y aseveró que "el miedo no se controla a voluntad, pero ante cada desafío del oficio escucho la voz de Benítez exigiendo entereza; comencé escribiendo para él y nunca dejaré de hacerlo".

A su vez, Ricardo Rocha subrayó la versatilidad del periodista que puede escribir tanto del "Piojo" Herrera como de Carlos Fuentes, y de quien dijo nunca se aburre gracias a sus atrevimientos de periodismo juguetón.