“Recolecto elementos que ayudan a mostrar tradiciones jaliscienses”

Ernesto Cano, investigador de la Universidad  de Guadalajara en el Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño, confía a MILENIO JALISCO algunos datos acerca de la fonoteca que ha ...
Para mayor información acerca de la obra de Cano puede consultarse su página en Facebook Huehuecuicatl.
Para mayor información acerca de la obra de Cano puede consultarse su página en Facebook Huehuecuicatl. (Enrique Vázquez)

Guadalajara

Ernesto Cano es también compositor, constructor de instrumentos autóctonos y fundador del grupo Huehuecuicatl. Dentro del Festival de Danza Contemporánea Onésimo González, Anzar presentó Salvoconducto, una obra coreográfica para la cual Cano hizo la música original mezclando instrumentos prehispánicos y orientales con efectos de agua y viento. También el pasado 31 de octubre dio un concierto en Plaza Fundadores con el grupo de música antigua ya mencionado.

Ha llegado a nuestros oídos que posee un gran acervo fonográfico de Jalisco, ¿En qué estado se encuentra?, ¿qué planea hacer con él?

(Risas), Si habláramos solamente de registros sonoros digamos que tengo poco más de  250 horas de fonogramas, y como archivo musical de partituras, alrededor de mil seiscientas, la gran mayoría inéditas. Es muy poco lo que he logrado editar. Como catedrático de la Universidad de Guadalajara, parece que después de uno o dos años que lo solicité, me asignarán algunos alumnos de servicio social que me ayudarán a catalogarlo. Eso me permitirá planear la forma en cómo comenzaremos a difundirlo. Es necesario también llevar un registro gráfico, como usted puede ver, se trata de libros muy bonitos, con caligrafía y estampados dignos de exhibirse.

Por el momento es sólo la catalogación entonces…

Bueno no, actualmente trabajo un proyecto con el guitarrista José Guadalupe López Luévanos sobre partituras de compositores en su mayoría, procedentes de la Región Costa Sur. El maestro transcribió del piano para dos guitarras miniaturas de autores como Ignacio Pérez Monroy, Nicolás Sánchez Gómez, Clemente Anaya, José Rolón y Apolunio Moreno, todos ellos músicos que escribieron su obra en la primera mitad del siglo XX. Este proyecto tiene dos enfoques, por un lado enriquecer el repertorio para duetos de guitarra y, por otro, que se editen como un método didáctico que bien lo pueden llevar alumnos de guitarra que se encuentren en un nivel técnico medio. Pronto estará su publicación.

¿Cómo fue que comenzó a  recabar el material musical de esta fonoteca?

Es el producto de la investigación de campo que he realizado de la música jalisciense en su contexto social y cultural. He registrado varios géneros y he llegado a lo que se puede llamar fuentes de primera mano a partir de la tradición oral. También he grabado conciertos en directo. Mi propósito ha sido siempre promover la obra musical de los jaliscienses, desde lo que se hacía en la época prehispánica hasta la obra de compositores jóvenes y en activo. Lo más reciente que encontré son unas oberturas para piano de Sánchez Gómez que hizo en la década de los treinta.

¿Y qué podría destacar de lo que ha encontrado hasta el momento?

Encontré sones y danzas de diversas regiones del estado que datan, la mayoría, de finales del siglo XIX y principios del XX. Repertorios de la tradición danzante y música de salón. Hay incluso lo que podría llamar archivos regionales de las familias de músicos. Hablo de polcas, valses, chotisses y  pasos dobles, para dotaciones pequeñas y en su mayoría para piano.

¿En que radicaría la importancia de estos registros?

Casi podría afirmar que nadie más lo está haciendo a la escala en la que lo hago. En cada uno de ellos encontramos información de primera mano acerca de nuestras raíces étnicas musicales. Esa música es un reflejo de una periodo histórico y son parte de nuestra identidad cultural. He encontrado piezas que fueron importantes para cierta región en determinado momento histórico como La Marcha Viva Autlán, por ejemplo. Es interesante documentar esos referentes que luego son de utilidad para otros investigadores de la cultura musical, o la difusión de la música de la región. En la etnomusicología se busca encontrar los valores humanos que una pieza reúne, la tradición y la participación social que está detrás de su ejecución y no sólo su apreciación estética.

¿Cuál es la pieza más antigua que se puede encontrar en su archivo?

Tengo algunas partituras que datan de 1890, en las grabaciones de tradición oral hay algunos temas que se crearon hace más de doscientos años y que han perdurado hasta nuestros días y he podido registrar varias versiones. Hablo sobre todo de música que ha sobrevivido en los danzantes de diversas latitudes del estado.

¿Cómo es el panorama de la etnomusicología en Jalisco, los jóvenes músicos se interesan en esta rama o no?

No sé, me parece que el interés es de pocos. Yo la encuentro muy divertida y gratificante, no sé por que siempre el área de la investigación musical es siempre la menos nutrida. Mi labor es recolectar elementos musicológicos y etnológicos que ayuden a mostrar tradiciones jaliscienses en el transcurso de la historia, busco que haya una referencia y no se pierdan las características regionales de nuestra música y se identifiquen los gustos musicales de diversas épocas.

Con información de: Florencia Guillén.