Recalcati pasa revista al complejo de Telémaco

Tema de culto entre los psicoanalistas que el autor italiano lleva en su obra a un plano accesible, discursivamente claro.
El complejo de Telémaco es un tema de culto entre psicoanalistas que hasta ahora se lleva a un plano accesible.
El complejo de Telémaco es un tema de culto entre psicoanalistas que hasta ahora se lleva a un plano accesible. (Especial)

México

Telémaco se abrazó dolorido a su padre dejando ir su llanto. Levantose en los dos vehementísimo afán de sollozos y lloraban a gritos, sin pausa, a manera de aves, de pigargos o buitres de garra ganchuda a los cuales los labriegos robaron las crías aun faltas de vuelos. Lastimero en tal modo aquel llanto caía de sus ojos”. (Homero, Odisea).

Eludir determinadas impresiones con respecto al hombre es imposible, la aplicación de cánones falsos resulta muy común, especialmente cuando formulamos un juicio, pues menospreciamos (casi instintivamente) gran variedad de valores históricamente relevantes y nuestra vida anímica entra en riesgo. Pese a que su reconocimiento no reposa en lo literario, Massimo Recalcati (Milano, 1959) como psicoanalista y director del instituto de investigación en Psicoanálisis aplicado, busca ahondar, por medio de la escritura, en las frecuentes patologías del comportamiento entre padres e hijos con El complejo de Telémaco (Anagrama, 2015).

Esta obra no puede resultarnos ajena, no es solo una minoría selecta la que se  reconoce en ella, pues su fenómeno de estudio –caída de la autoridad paterna–  es esencial en cualquier configuración familiar contemporánea. Oponiendo dos complejos, dos figuras: Edipo y Telémaco, quien a diferencia del primero busca una ruptura con la autoridad paterna imponiéndosele, Recalcati pretende salvaguardar mediante el lenguaje que establece, esta oposición como acontecimiento.

 Las discrepancias entre nuestras ideas y acciones suelen ser tan amplias como la relación que establecemos con el mundo a través de sentimientos extrañamente incongruentes a toda lógica, es lícito entonces intentar dar una explicación psicoanalítica de mencionados asuntos. Lejos de la común contienda que es el conflicto entre padres e hijos, permanece lo que uno pretende ser mas allá de malestares culturales, donde anidan el desaliento y sin sentido. Recalcati ahonda sobre un mito que debe resolverse no solo simbólicamente, pues el caso se antoja emblemático: los que somos hijos quizás algún día seremos padres, pero los padres sin duda han sido hijos.

El paso del tiempo no solo erosiona la pared de piedra expuesta, sino también conlleva a la evaporación de otros pesos más simbólicos que están sin protección, como el tema de la autoridad, que se traduce en los flujos generacionales y que trasciende relaciones de poder manifiestas (ejemplo: lo político).

El complejo de Telémaco es un tema de culto entre psicoanalistas que hasta ahora se lleva a un plano accesible, discursivamente claro, define sin arborescencias la condición humana en la contemporaneidad, donde todos parecemos tener serias dificultades para preservar nuestra función ya sea como hijos o como padres; es menester luchar contra la disociación generacional que va desvinculando nuestra sociedad y ceder ante los golpes apremiantes del goce que nos brinda “la vida como tal, como acontecimiento de la naturaleza”. La vida que es voluntad de vida, impulso de supervivencia.