Reactivan relaciones culturales Francia y México

Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Conaculta, anunció que el proyecto arrancará con dos muestras: una de Pablo Picasso y otra de Robert Doisneau.

México

El artista plástico Pablo Picasso y el fotógrafo Robert Doisneau son muy buenas razones para reactivar las relaciones entre México y Francia, en el contexto del 50 aniversario de la visita de Estado que el presidente francés Charles de Gaulle hizo a México en 1964, y del próximo viaje a nuestro país del actual mandatario galo, François Hollande.

Ambas naciones presentaron ayer un amplio programa de cooperación cultural: Mano a mano, miradas fotográficas cruzadas Francia-México, con lo cual se busca superar el desencuentro que se dio entre los presidentes Felipe Calderón y Nicolás Sarkozy a raíz del caso de Florence Cassez, y que tuvo un punto culminante con la cancelación del Año de México en Francia, en 2011.

Este reencuentro artístico presentará, a lo largo de un año, un total de 18 exposiciones con 500 obras de 17 artistas visuales mexicanos y franceses, entre los que se incluye a Desiré Charnay, Jules Michaud, Héctor García, Pía Elizondo, Patricia Lagarde, Bernard Plossu, Colette Álvarez y Gilles Perrin.

Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), anunció que el proyecto arrancará con dos muestras: una de Pablo Picasso y otra de Doisneau, titulada La belleza de locotidiano, en el Palacio de Bellas Artes, el próximo 10 de abril.

Durante la presentación del programa de exposiciones, la embajadora de Francia en México, Elisabeth Beton Delègue, indicó que lo que se busca con este encuentro es establecer un diálogo con los fotógrafos, desde los más antiguos hasta lo más contemporáneos, que han desarrollado su trabajo a lo largo de un siglo.

Patric Clanet, director del Instituto Francés para América Latina, que organiza estas actividades para conmemorar también el 70 aniversario de esa institución, dijo que este ciclo concluirá en 2015 con una gran muestra del trabajo de Henri Cartier-Bresson. “Las 18 exposiciones son miradas cruzadas. El encuentro, que contará con un foro de análisis, quiere cuestionar y hacerse preguntas sobre la forma actual de enseñar fotografía; la llegada al arte contemporáneo de la foto con las nuevas tecnologías, y el papel de la fotografía
como persistencia, como arte y como forma de creación y pensamiento”.

Miguel Ángel Fernández, director del Palacio de Bellas Artes, adelantó que la muestra de Picasso será una gran exposición que reunirá obra de la fundación  que preside Claude Picasso, así como de los museos Picasso de Málaga, Barcelona y París, además del Georges Pompidou y del de Nueva Orleans.

Aclaró que no es una exposición retrospectiva, ya que solo abarca el periodo en que Picasso vivió cerca de Niza y conoció al fotógrafo Douglas Duncan, quien retrató su obra. Precisamente parte de esas fotografías acompañarán a la obra original de Picasso en esta singular exhibición en Bellas Artes.

El Centro de la Imagen, inconcluso

Si bien la sede original de Mano a mano, miradas fotográficas cruzadas Francia-México debería ser el Centro de la Imagen, esto no será posible ya que se encuentra en obra negra.

Al respecto, Rafael Tovar y de Teresa dijo que espera que pueda reactivarse a fines del presente año. Sin embargo, las necesidades del espacio hacen pensar a su directora, Itala Schmelz, que para ponerlo en marcha se necesitaría cuando menos un año a partir de que se cuente con los recursos, pues actualmente no los tienen.

Aunque los trabajos arquitectónicos están parados, ya se resolvieron algunos problemas que enfrentaba el edificio, como las inundaciones de aguas negras en el periodo de lluvia; sin embargo, faltan todavía las bóvedas especializadas y la biblioteca.

“Estamos revisando su estructura arquitectónica, revisando también lo que es la Bienal de Fotografía —para 2015—, que es una de las más importantes de México, y cómo reprogramar el Festival Foto Septiembre, reactivando el foro de investigación sobre fotografía con San Luis Potosí”, aunque se trabaje extramuros, señaló Schmelz.