Hallan raras inscripciones en Jerusalén

En el interior de un antiguo baño ritual judío del barrio de Arnona fueron encontrados símbolos y palabras que los arqueólogos tratan de descifrar.
“Puede que, simplemente, sean nombres de personas”: Wiegmann.
“Puede que, simplemente, sean nombres de personas”: Wiegmann. (Shai Halevy/EFE)

Jerusalén

Hallazgos arqueológicos en Jerusalén los hay casi con cada nueva construcción. La mayoría de ellos —monedas, piezas de cerámica, herramientas o pequeños candelabros— pasan desapercibidos. No así las inscripciones halladas recientemente en un barrio del sur de la ciudad santa.

Las extrañas anotaciones, halladas en el interior de un antiguo mikve (baño ritual judío), han despertado la curiosidad de los principales arqueólogos que estudian el pasado de Jerusalén, ahora abocados a descifrar la inusual combinación de símbolos y palabras.

"Pueden ser desde un simple grafiti a un profundo mensaje espiritual", dice el investigador Alex Wiegmann, director de la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAI). El hallazgo, de hace unos dos mil años, fue descubierto en un extremo del barrio de Arnona durante la construcción de un complejo de guarderías y junto a un nuevo complejo de torres residenciales que han requerido profundas excavaciones.

A unos cuatro metros por debajo de la superficie, los arqueólogos que supervisaban la obra por exigencia de la legislación local descubrieron hace dos meses la boca de una cavidad enyesada que fecharon en el siglo I, el final del período del Segundo Templo. Los baños rituales judíos, empleados hasta hoy día para la purificación espiritual, existían en Jerusalén por decenas, pero el de Arnona no solo es uno de los más grandes sino que destaca por la colección de dibujos e inscripciones que sus usuarios nos dejaron.

"Puede que, simplemente, sean nombres de personas, o que se trate de simbología para bendiciones de parte de una fuerza sobrenatural o, incluso, de maldiciones", matiza Wiegmann, quien dice no tener la más mínima pista sobre los autores.