El Quijote, “inspiración a autores de alto nivel”

Jorge Volpi desarrolló una reflexión sobre la obra y el personaje de Cervantes.
Jorge Volpi cuenta que en Examen de mi padre, publicado por Alfaguara, habla del México que su padre imaginó diferente y terminó siendo el mismo en el que estamos viviendo
Jorge Volpi (Especial)

Guanajuato

¿Qué ha pasado con el Quijote? ¿Cómo un clásico ha sido leído en tantos lugares y épocas? ¿Cómo se ha leído y reinterpretado?, bajo esos cuestionamientos dio inicio la charla que ofreció ayer Jorge Volpi en la Universidad de Guanajuato. A través de un recorrido del siglo XVII al XXI, el escritor comentó cómo fue leído don Quijote de la Mancha y después reinterpretado, y, cómo fue visto en países como Francia, Alemania e Inglaterra.

Don Quijote ha sido visto de maneras tan distintas, gracias a eso “artistas de todas las disciplinas como la literatura y la música, pero también de las demás artes, se fueron apropiando de don Quijote y  reinventándolo”. Volpi también explicó como esa vida tan larga del Quijote llega al programa Cervantino: “Es una especie de libro completo, el programa es como si se quisiera compartir el libro de las aventuras del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, y cómo ese libro ha inspirado tantos espectáculos que tenemos en el festival”.

“Don Quijote fue un libro muy vendido, pero para los críticos de la época era una lectura de entretenimiento; después escribiría Los trabajos de Persiles y Sigismunda, entre otras historias, pero no deja de pensar en el Quijote y escribe la segunda parte”.

“Esta novela ya no es una historia de entretenimiento, ahora es una obra que inspira a autores del más alto nivel”, dijo el director del FIC.

Visiones sonoras

Muchas versiones del Quijote aparecieron en el género por excelencia de la época: la ópera, una disciplina que alcanza las mayores versiones del Quijote, y por tal motivo Guanajuato “muestra el más amplio programa que se ha hecho en América Latina de óperas basadas en don Quijote: con descubrimientos y estrenos en el continente americano”.

En el siglo XIX apareció la obra instrumental más notable, la Suite de Don Quijote, de Telemann, la cual estará también presente en el festival con el Ensamble Barroco de la Universidad de Guanajuato. Volpi pidió para esta edición del FIC que fueran montadas por directores de compañías independientes las comedias de Cervantes; de igual manera, la música estuvo presente con la sinfonía sobre Los trabajos de Persiles y Sigismunda, con la Orquesta Nacional de España.