Puertorriqueño es velado en un bar jugando dominó

Dueña de la funeraria defiende el método: "No me parece de mal gusto, porque todas las personas tienen el derechos a ser veladas como quieran. Se puede considerar, incluso, una obra de arte".
El cadáver de Jomar Aguayo fue expuesto en el negocio de su madre.
El cadáver de Jomar Aguayo fue expuesto en el negocio de su madre. (EFE)

San Juan

La moda de los velorios insólitos vuelve a Puerto Rico con el caso del joven de 23 años Jomar Aguayo, cuyo cadáver se exhibió ayer en un bar de San Juan, sentado en una mesa jugando al dominó y con una cerveza.

El embalsamamiento del cadáver de Aguayo, que murió en un tiroteo ocurrido el pasado fin de semana, fue encargado a la Funeraria Marín de la capital puertorriqueña, cuya propietaria, Tamaris Marín, señaló que este tipo de velorios responden a un cambio de costumbres.

"No me parece de mal gusto, porque todas las personas tienen el derechos a ser veladas como quieran. Se puede considerar, incluso, una obra de arte", dijo Marín, que reconoció que su funeraria se ha especializado en preparar este tipo de funerales.

El Departamento de Salud de Puerto Rico no ha podido prohibir este peculiar tipo de velatorios al no encontrar la vía legal para exigir que el cadáver de un fallecido se coloque de forma horizontal o dentro de un ataúd.

"Hay una opinión dividida respecto al asunto, pero nuestra funeraria se limita a dar un buen servicio y complacer a los clientes", aseguró Marín, tras apuntar que el costo no es más elevado que el de velorios tradicionales.

El caso de Jomar Aguayo llama la atención por exponerse el cuerpo del joven en el Bar Carmín de la capital puertorriqueña, propiedad de la madre del joven.

El cadáver fue vestido con ropa deportiva en una de las mesas del bar, en la que se colocaron fichas de dominó.

El "Muerto del dominó" sigue a una lista de curiosos velorios registrados en los últimos años en Puerto Rico que iniciaron en 2008 con el "Muerto parao".