Pruebas de vacuna contra el cáncer evitaron recaídas

“El antídoto enseña al sistema inmunológico a que reconozca las células malignas cuando crezcan nuevamente entre quienes ya están libres de enfermedad”, señala el responsable.
El desarrollo fue presentado en el Congreso Internacional de Inmuno-Oncología que se realizó en la Ciudad de México.
El desarrollo fue presentado en el Congreso Internacional de Inmuno-Oncología que se realizó en la Ciudad de México. (Blanca Valadez)

México

Las pruebas de la vacuna contra el cáncer hechas en Sonora, en los últimos cinco años, han sido exitosas hasta ahora: a los 100 pacientes a quienes se les ha administrado durante ese periodo no han manifestado recaídas o resurgimiento de tumores.

Juan Pablo Márquez Manríquez, senior de la Universidad de Washington y director del Centro de Investigación del Cáncer en Sonora (CICS), quien también forma parte de la investigación de la vacuna de prevención del cáncer, informó que como parte de las pruebas piloto para completar el desarrollo de ésta se hizo el primer examen en pacientes con cuatro tipos de cáncer: ovario, colorrectal, mieloma múltiple y próstata.

"No es una sola vacuna, sino una multiantigénica que va a enseñar al sistema inmunológico a que reconozcan células malignas cuando quieran volver a crecer en quienes ya están libres de enfermedad. Ya hicimos un piloto que duró cinco años y, hasta ahorita, a quienes se les aplicó la vacuna no han recurrido", dijo y al mismo tiempo destacó que de no haberla recibido, 80 por ciento de los pacientes habría recaído y perecido.

Precisó que durante los cinco años, de manera individual, se les aplicó una vacuna por mes, la cual aún no dejan de recibir para evitar riesgos de que el cáncer vuelva a invadir algún órgano. Los resultados de esta prueba se publicarán a inicios del próximo año para dar a conocer los avances logrados, en conjunto con el Instituto Nacional de Cancerología (Incan).

"La recurrencia siempre es una posibilidad y por eso una de nuestras líneas clínicas de trabajo son las vacunas para la prevención de la recurrencia, enfocadas en este momento a los tumores más prevalentes como mama, ovario, colon, pulmón y próstata, por mencionar algunos", señaló tras concluir el primer módulo del Congreso Internacional de Inmuno-Oncología que se realizó al sur de la Ciudad de México.

LAS SIGUIENTES FASES

El presidente del consejo del CICS, Raúl Saidé-González, abundó que las siguientes fases de prueba se realizarán con pacientes que presenten "tumores menos prevalentes, estudiados y más agresivos, como los del sistema nervioso central, sarcomas de partes blandas, hueso, entre otros".

Márquez Manríquez explicó que esta es la pauta preliminar para hacer un estudio clínico de un volumen más grande en México, país líder en la investigación, junto con EU, con el que se determinará la aplicación de la vacuna que, según se prevé, será de una dosis por mes durante un año, y después una dosis anual que se administrará el resto de la vida de las personas con lo que se reducirá la posibilidad de muerte hasta 100 por ciento.

El especialista en oncología retomó que la vacuna de prevención del cáncer que anunció a MILENIO y que podría estar lista para 2022, se suministrará a personas de cualquier edad, desde niños hasta adultos mayores que no hayan padecido el mal. Señaló que deberá aplicarse una dosis de manera anual durante 10 años.

Detalló que es una vacuna de prevención de "alto espectro" para que cualquiera de los cánceres más recurrentes sea bloqueado y no se desarrollen en el cuerpo humano.

PARA EL SECTOR PÚBLICO

Destacó que la finalidad es que este tratamiento, una vez aprobado, llegue al sector público para favorecer a quienes sufren la enfermedad y no cuentan con los recursos para controlarse.

"Hemos tenido pláticas con fundaciones y con algunos gobiernos estatales, como el de Sonora, porque es ahí donde se empezó a diseñar el proyecto y en realidad es algo muy atractivo para los gobiernos federal, estatal y municipal, para los sectores de salud. Con las vacunas preventivas queremos hospitales oncológicos con menos dolor y sufrimiento, así como disminuir los costos y tratamientos ambulatorios", enfatizó Márquez Manríquez.

En lo que respecta a los tratamientos para quienes presentan la enfermedad activa, el especialista aclaró que, de acuerdo con el protocolo del CICS, no se usarán las vacunas mencionadas, sino que se recurrirá a una inmunoterapia combinada que les garantizará alrededor de 70 por ciento de posibilidades de que el tumor se estabilice y puedan continuar con una vida productiva.

"Para los que tienen la enfermedad activa en este momento las vacunas no funcionan, ahí serán inmunoterapias antígeno específico y se combinarán con dosis bajas de quimioterapias. Además se usa la radiación de manera baja y medicamentos inmuno moduladores que se espera sean 20 tipos en los próximos años", concluyó.