Proyectos de la UNAM representan a México en concurso de la NASA

Estudiantes desarrollan Fobos Mars, una app que manipula a un robot, además de un videojuego que detecta materiales utilizables en asteroides.

México

Un grupo interdisciplinario de alumnos del Laboratorio UNAM-Mobile, de la Facultad de Ingeniería, unieron sus talentos para crear Fobos Mars, un proyecto en el cual a través de una app manipulan un robot explorador capaz de mapear objetos 3D, con el cual representarán a México en la International Space Apps Challenge, certamen organizado por la NASA.

Mientras que otro equipo de estudiantes de las facultades de Estudios Superiores (FES) Aragón y de Artes y Diseño (FAD) desarrollaron Linger in the Void, videojuego que emplea tecnología Unity 3D que también participará en dicha competencia, informó la universidad en un comunicado.

Para ello, los estudiantes compitieron en el hackathon, ronda eliminatoria que consistió en resolver, en menos de dos días, retos planteados por la agencia espacial estadunidense, lo que les permitió tener su pase para estar en el concurso a escala internacional.

En entrevista exclusiva para MILENIO, el ingeniero Alejandro García Romero, director de UNAM-Mobile, explicó “Es un concurso muy importante en el que participan 90 ciudades de todo el mundo haciendo apps innovadoras. Nosotros ganamos como la sede número uno de la Ciudad de México y esto nos da el honor de participar representando a nuestro país.

“Estamos en la categoría del mejor uso de hardware. Con una app nosotros manipulamos un pequeño vehículo explorador y con él competiremos contra equipos de otros países, por lo que estamos muy contentos”.

Relató cómo en dos días trabajaron arduamente para poder cumplir con los requerimientos del concurso y así poder pasar a la siguiente ronda.

“El concurso fue con la modalidad, que se ha puesto moda, llamada hackathon, que son eventos de 48 horas donde se pone un reto el cual se tiene que resolver de la mejor forma durante ese periodo.

El equipo, conformado por cinco integrantes, pudo resolver la temática de cómo hacer un robot explorador que se manipulara a través de una app y en los dos días usamos hasta el último minuto y creamos algo de muchísimo valor”, detalló el ingeniero.

Explicó que estaban interesados en la competencia desde que se dio a conocer la convocatoria, hace casi dos meses y supieron que había una categoría del mejor uso de hardware.

Su objetivo es emular el comportamiento del robot Exo Mars mediante un modelo a escala controlado por una tablet.

“Con el hardware ya teníamos el conocimiento para poder crear todo tipo de robots pequeñitos y decidimos emular uno que ahorita está explorando Marte. Buscamos hacer una réplica, pero manipulado con un teléfono”.

El prototipo es capaz de detectar y esquivar objetos mediante sensores, manejarse de forma remota y alimentarse con celdas solares.

Terminar la app tomó día y medio a los estudiantes, quienes comenzaron a trabajar en ella a las 10 de la mañana de un sábado y concluyeron el domingo, a las cuatro de la tarde.

Para la fase final “nos pidieron desarrollar un video y a través de él explicamos nuestro vehículo explorador, porque en esta última etapa son ingenieros de la NASA los que evalúan los proyectos”, señaló el académico de la  UNAM.

El trabajo, ya enviado a la NASA, es evaluado por expertos que en unos días elegirán a los vencedores, quienes serán invitados a Cabo Cañaveral para presenciar un lanzamiento al espacio

El equipo de UNAM-Mobile está integrado por Guillermo Vera López, de la Facultad de Ciencias; Jéssica Torres Andrade, de la FAD, y Miguel Acosta Ventura, Luis Armando Chávez Soto, Mario Leguizamo Vega y Luis Fernando Bustos Ramírez, de la  Facultad de Ingeniería.

En busca de asteroides

Por otro lado, Jorge Luis Manzanárez, que estudia Ingeniería en Computación en la FES Aragón, y Emmanuel Ortega, alumno de Diseño y Comunicación Visuales en la FAD, presentaron el videojuego Linger in the Void (Sobrevivir en el vacío).

Según el comunicado de la UNAM, éste se sitúa en una Tierra futurista donde se han agotado los recursos no renovables y los humanos debe buscarlos en asteroides que orbitan el planeta.

La idea surgió después de que la  NASA propusiera como reto crear un “seleccionador de asteroides” capaz de extraer materiales utilizables.

En respuesta, los universitarios crearon virtualmente un cuerpo espacial con agua congelada para que astronautas ficticios aprovechen su hidrógeno como combustible, el oxígeno para respirar y sus minerales para reparar naves.

Ambos desarrollaron el videojuego en 22 horas, basándose en su afición infantil por las consolas y en los conocimientos adquiridos en sus respectivas licenciaturas.

• • •

Androide bromista

Científicos japoneses presentaron un pequeño robot capaz de dialogar, hacer bromas y analizar las reacciones de las personas.

Emiew es un pequeño robot rojo y blanco de 80 centímetros, con ruedas en los pies, y ojos negros.

Sus creadores, ingenieros de la empresa Hitachi, le enseñaron una serie de palabras que le permiten analizar la pregunta que se le hace antes de responder.

Pequeña demostración en Tokio: un ingeniero le preguntó cuántas personas trabajan en el centro de investigación. El robot le responde: “Tenemos dos cisnes”.

Su interlocutor se queda por supuesto perplejo ante su respuesta, al igual que la gente presente. Entonces Emiew retoma la palabra: “¿Entendiste? Era una broma. Hay alrededor de 800 personas”.

Hisashi Ikeda, un ingeniero de Hitachi, admitió que el sentido del humor del pequeño robot, permanentemente conectado a internet, no es genial, pero lo más importante, dice, es su capacidad para entender.

Según Hisashi, el robot no se limita a escuchar y a responder por reconocimiento y síntesis vocales, sino sabe analizar las reacciones de sus interlocutores, con los movimientos de la cabeza o del cuerpo.

“La tecnología hace ahora posible que un robot entienda a un humano, incluso solo con gestos”, explica Hisashi.

AFP/Tokio

• • •



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]