Proyecto ruelas /I

El Festival Internacional Cervantino, junto con el programa Cultura de la Armonía de la Secretaría de Gobernación, el DIF, el gobierno de Guanajuato y otras instancias, echaron a andar este año ...
El teatro social tiene grandes alcances.
El teatro social tiene grandes alcances. (Especial)

Ciudad de México

El año pasado escribía en esta columna, motivado por los discursos oficiales tanto de la Presidencia de la República como de Conaculta, que para emplear verdaderamente la cultura en la tan cacareada urgencia de la reconstrucción del tejido social existían experiencias formidables. Pedía yo que no empezaran de cero y que bajaran de las torres de marfil para acercarse a quienes ya trabajaban desde las trincheras en las zonas de guerra. Existen muchos procesos creativos que artistas de diversas disciplinas han emprendido en comunidades urbanas y rurales desde hace décadas. Generalmente son iniciativas personales y las menos de gobiernos que las apoyaron mientras el funcionario interesado estuvo en el cargo.

De las institucionales tenemos ejemplos en el arte escénico, como el teatro que se hacía con las Misiones Culturales durante el cardenismo en los años treinta; el teatro del Centro Regional para la Educación Fundamental de América Latina (Crefal, dependiente de la Unesco) en los años cincuenta y sesenta, y el Teatro Conasupo (dependiente de la Compañía Nacional de Subsistencias Populares) en los años setenta del siglo pasado. También podemos mencionar el Laboratorio de Teatro Campesino e Indígena, primero en Tabasco y luego en Yucatán, encabezado por la directora María Alicia Martínez Medrano.

El trabajo de teatro social emprendido por creadores ha tenido muchas ramificaciones, como son el penitenciario, que arrancaran hace décadas Jorge Correa y muchos otros teatristas; el que se hace con niños de la calle o mujeres de las maquiladoras, con poblaciones vulnerables (discapacitados, adultos mayores, etc.) y con vecinos de barrio. Sus alcances son extraordinarios y verdaderamente le modifican la vida a los ciudadanos que viven el teatro desde la piel. Lo incorporan a sus vidas con intensidad y modifica su horizonte. Pero en un país como el nuestro las experiencias son pequeñísimas al lado de las necesidades espirituales (ya no digamos las materiales). Y nunca se ha generado una política de Estado de largo plazo.

El Festival Internacional Cervantino, junto con el programa Cultura de la Armonía de la Secretaría de Gobernación, el DIF, el gobierno de Guanajuato y otras instancias, echaron a andar este año el Proyecto Ruelas. Se harán cuatro adaptaciones de Shakespeare en tres comunidades en pobreza extrema, y una en un barrio depauperado de la capital del estado. Es un “proyecto piloto” cuyo proceso, que he podido atestiguar, se vuelve brutalmente conmovedor y nos habla del enorme poder sanador y constructor de sentido de pertenencia y comunidad que genera el teatro.