Prótesis oculares para personas marginadas

En el sector privado tienen un costo que va de 25 mil a 30 mil pesos; en la Facultad de Odontología los precios oscilan entre 500 pesos y 2 mil 500.
Atención a menor de edad.
Atención a menor de edad. (Especial)

México

En los últimos 17 años más de 15 mil personas han recuperado uno o ambos ojos que les hacían falta, gracias al programa de prótesis oculares creado por la División de Estudios de Posgrado e Investigación de la Facultad de Odontología de la UNAM y que ha sido implementado en varias entidades del país  con el apoyo de los sistemas del DIF locales.

Es el caso de Estefany, de 12 años, quien vive en la colonia Esperanza de Mazatlán, Sinaloa, una de las más marginadas de esta entidad. A raíz de un accidente, durante un juego de niños, sufrió la extirpación del ojo derecho para evitar que una de las venas profundas de su cerebro explotara y le provocara la muerte. Desde entonces tuvo que soportar las burlas de sus compañeros debido a la ausencia de su ojo. La menor tuvo que esperar ocho años para recibir su prótesis. Su madre, Guadalupe, asegura que de no haber sido por la ayuda del DIF y los especialistas de la UNAM, su hija no tendría el ojo, debido al alto costo de este aditamento en hospitales privados.

“Pensé que mi hija se iba a quedar así toda la vida; como madre  se me partía el corazón cada que ella se miraba en el espejo y se veía sin un ojo. Tuve que explicarle que aún así, era una niña normal”, relató Guadalupe.

Esta especialidad odontológica es única en el mundo y fue creada hace 35 años; casi de inmediato la Facultad de Odontología la integró a su programa de posgrado. Su objetivo es rehabilitar a pacientes que sufren la ausencia de uno o ambos ojos por medio de prótesis elaboradas con acrílico.

Se privilegia la atención a los niños, ya que el correcto crecimiento del globo ocular tiene relación directa con el desarrollo del resto de la cara; si esa cavidad no está ocupada, el contorno tiende a cerrarse poco a poco hasta dejar una deformación permanente en el rostro. Las prótesis evitan esto y además ayudan a que el globo ocular adquiera su tamaño normal.

El doctor René Jiménez, coordinador de la Especialidad de Prótesis Maxilofacial de la UNAM, resaltó que la prótesis ocular no es solo un aparato ortopédico, sino que es también una opción que permite elevar la autoestima de los pacientes. “Con estas prótesis amortiguamos el choque emocional que existe cuando el paciente sale de un tratamiento quirúrgico. Porque antes de su cirugía, hacemos estudios para realizar el implante. Es impresionante ver cómo mejora la calidad de vida de los pacientes y su integración a la sociedad”, señaló.

Aproximadamente 70 por ciento de los pacientes que son atendidos presentaron cáncer en uno o en ambos ojos. Otros padecen malformaciones congénitas del globo ocular, como las que se presentan en niños que nacen de forma prematura o que por algún defecto su ojo no se formó por completo. También hay pacientes que perdieron su órgano ocular como resultado de un traumatismo, sufrido por un accidente. En todos los casos el nivel de aceptación de la prótesis es de 100 por ciento.

Otro caso

Enrique Romero es un joven de 18 años que, a pesar de su discapacidad auditiva y visual, se esfuerza todos los días por cumplir la meta de su vida: ser cronista de Los Venados de Mazatlán, el equipo local de beisbol.

Enrique nació sin ojos debido a una malformación congénita; sin embargo, asegura que desde hace cuatro años que recibió su primera prótesis su vida ha mejorado. El DIF de Mazatlán se encargó de integrarlo a su padrón de pacientes y desde entonces lleva puntualmente su seguimiento médico.

Su madre, Lucía Matos, aseguró que desde que Enrique recibió sus prótesis ha mejorado no solo la vida de él, sino también la de la familia completa. Enrique cursa el primer año de preparatoria, va y regresa solo de la escuela y realiza sus actividades cotidianas como cualquier persona.

“Desde que tiene sus ojitos es un joven muy seguro de sí, a veces quiere ser cronista, a veces cantante. Si él no se pone límites yo tampoco lo haré. Desde hace cuatro años lo he visto hacer cosas maravillosas, cosas que pensé que nunca iba a ver”, dijo Lucía.

Cobertura

El programa de prótesis oculares se enfoca en personas de escasos recursos, ya que una de estas piezas en el sector privado tiene un costo que va de 25 a 30 mil pesos, mientras que en la Facultad de Odontología se consiguen de 500 a 2 mil 500 pesos, dependiendo de las posibilidades económicas del paciente.        

En su modalidad extramuros, el programa ha sido llevado de manera gratuita a los estados de Campeche, Oaxaca, Quintana Roo, Sinaloa, Hidalgo y, más recientemente, Veracruz y Durango. Los esfuerzos se han enfocado en la llamada Ruta Maya, donde hay mayor incidencia de pérdida del globo ocular en comparación con otras entidades, debido al número de casos de cáncer de ojo.

El equipo de especialistas encabezado por el doctor René Jiménez visita una vez al año los distintos municipios en los que tiene presencia el programa, con jornadas de 18 horas diarias, durante cuatro días, donde se atiende aproximadamente a 120 pacientes. En el primer día de atención los médicos evalúan a los pacientes para saber cuáles son las características de la prótesis que necesitan, además de revisar a aquellos que ya cuentan con una.

Riesgos de mirar el “smarphone” siempre

Cuando los vehículos se detienen en el gigantesco cruce tokiota de Shibuya, uno de los más concurridos del mundo, cientos de personas cruzan absortas en sus teléfonos celulares, inconscientes del peligro.

Esto preocupa a las autoridades japonesas, ya que, si todo el mundo actúa de igual manera, la seguridad de los peatones correría un grave peligro.

Una simulación realizada por NTT Docomo, primer operador japonés de servicios de telefonía, demostró que si mil 500 individuos intentan atravesar este inmenso cruce con los ojos pegados a la pantalla, se producirían 446 colisiones y 103 caídas;  solo un tercio de los peatones alcanzaría la otra acera con seguridad.

Según los trabajadores de emergencias, entre 2009 y 2013 las ambulancias atendieron a 122 heridos tras accidentes causados por peatones absortos en su celulares. (AFP/Tokio)