Proponen jardín botánico en Barrio Antiguo

La Junta de Protección y Conservación contempla revivir una propiedad en ruinas de la calle Morelos, para hacerlo un laboratorio botánico y arquitectónico.

Monterrey

Una propiedad en ruinas de la calle Morelos, dentro del Barrio Antiguo, podrá pasar de ser un terreno baldío a convertirse en un espacio para la investigación de la botánica y la arquitectura del noreste.

La casona, ubicada casi en el cruce con Naranjo, está siendo recuperada por la Junta de Protección y Conservación del Barrio, y pretende convertirse en el primer jardín público del sector.

Actualmente se está limpiando el terreno conservando los cuatro árboles que han crecido en el interior de la propiedad. Se han preservado algunos muros que daban forma a la vivienda, encontrando desde bloques de adobe, sillar, ladrillo y cemento.

El espacio, refiere el abogado Mariano Núñez González, integrante de la Junta de Protección y Conservación, buscará ser un laboratorio botánico y arquitectónico para dar un enfoque cultural a la calle Morelos.

"Busca ser un espacio de investigación, la idea trascendental es llevar a cabo un rescate de la propiedad, de la propia flora que hay aquí y hacerlo un espacio abierto", detalló Núñez González.

Si bien el terreno podría parecer sin valor, para la restauradora Rocío Garza-Leonard existen elementos dentro de la propiedad que hablan de su riqueza cultural.

Por una parte se encontró un muro de adobe –algo difícil de encontrar en el centro- así como diferentes tipos de piso, uno en especial con piedra llamada "azul Monterrey".

El espacio, dijo, es de gran valor arquitectónico, y se planea una restauración y conservación de muros, pisos y viguería para que queden como un testimonio constructivo del sector.

"Estas ruinas nos demuestran el uso habitacional de la casa. Hay ladrillo, adobes, sillar que son una tecnología constructiva de la ciudad. Todo ello se va a preservar dentro del jardín orgánico", expresó.

Los objetivos principales contemplan la difusión de hongos y plantas medicinales traídos de Oaxaca, así como la elaboración de cerveza artesanal sin alcohol.

Con los trabajos de limpieza se han descubierto huesos de animales, botellas de vidrio antiguas y el foso de una noria, el cual se está limpiando.

Los trabajos de limpieza en el terreno corren por cuenta de la Junta de Protección y Conservación sin el apoyo municipal ni estatal.