Programa de intercambio educativo Fulbright gana el Príncipe de Asturias

El jurado valoró el carácter global del plan de becas estadunidenses creado en 1946.
Consideran que ha contribuido a mejorar la sociedad internacional.
Consideran que ha contribuido a mejorar la sociedad internacional. (J. J. Guillén/EFE)

Madrid

El programa Fulbright de intercambio educativo y cultural fue galardonado ayer con el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 2014.

El jurado indicó que este programa, creado en 1946 por el senador estadunidense James William Fulbright, en la actualidad opera en más de 150 países y concede más de ocho mil becas de posgrado anuales.

Anotó que, en España, el programa inició su actividad en 1958 y ha facilitado el acceso a una educación superior de excelencia en diferentes universidades y disciplinas a un gran número de estudiantes por sus méritos académicos y profesionales.

El jurado valoró el carácter internacional del programa, su voluntad de mejorar la educación global de los jóvenes, facilitando el acceso a instituciones académicas de excelencia, y la capacidad de comprometer a la sociedad civil de cada una de las naciones en las que opera.

“Este esfuerzo colectivo a lo largo de más de medio siglo se ha traducido, entre otras realidades, en la creación de una extensa red de antiguos alumnos que han contribuido a la mejora de la sociedad, incrementando la colaboración y el intercambio de ideas en un contexto multicultural”, dijo.

El Programa Fulbright es una iniciativa de intercambio educativo, patrocinada por el gobierno de Estados Unidos y fue diseñada con el objetivo de mejorar y estrechar los lazos y el mutuo entendimiento entre los ciudadanos estadunidenses y los participantes de otras partes del mundo.

En la actualidad, el programa opera en más de 150 países y está dirigido por el Despacho de Educación y Cultura del Departamento de Estado, siguiendo las líneas generales establecidas por el Consejo Escolar Internacional J. William Fulbright.

El consejo está formado por 12 personalidades elegidas de manera directa por el presidente de Estados Unidos, con el apoyo de comisiones bilaterales y fundaciones de 50 países, así como de más de 100 embajadas estadunidenses y de otras agencias.

El financiamiento del programa procede en especial del Congreso de Estados Unidos, aunque también cuenta con el apoyo económico de entidades públicas y privadas de ese país, así como de los Estados participantes del programa.

El jurado valoró que en sus 68 años de existencia, las popularmente conocidas como becas Fulbright han dado la posibilidad a alumnos, investigadores y profesores de aprender, investigar y enseñar, así como intercambiar ideas y contribuir a la búsqueda de soluciones a retos e intereses de carácter global.

Anotó que los estudiantes que cada año aspiran a entrar en el programa son evaluados por sus méritos académicos, así como por su potencial de liderazgo.