Profepa adquiere drones para vigilar a la vaquita marina y el totoaba

Alertan que en dos años se perdieron 145 ejemplares y que ahora solo hay 97.
Sobre la muerte de 13 cetáceos explicaron que se encuentra dentro de los parámetros normales.
Sobre la muerte de 13 cetáceos explicaron que se encuentra dentro de los parámetros normales. (Especial)

Miranda

Para contribuir a revertir la extinción inminente de la vaquita marina en 2018 —especie endémica de la que solo existen 97 ejemplares—, la Procuraduria Federal de Proteccion al Ambiente (Profepa) adquirirá tres aviones no tripulados que serán operados por la Secretaría de Marina (Semar) en el polígono de vigilancia de dicha especie y del pez totoaba, en la zona exclusiva del Mar de Cortés.

La dependencia destinará alrededor de 30 millones de pesos para la compra del equipo capaz de recorrer 100 kilómetros a 15 mil pies de altura, con una capacidad de 12 horas de autonomía, y con el que busca combatir el tráfico de totoaba, una especie en peligro de extinción y cuya pesca ilegal es uno de los principales factores que ha puesto en riesgo la existencia de la marsopa.

“Nos permitirá tener ojos de manera permanente para que podamos ver qué embarcaciones son las que están violentando las zonas”, señaló Alejandro del Mazo, subprocurador de Recursos Naturales de la Profepa.

En conferencia con motivo de la Temporada de Avistamiento de Ballena Gris 2014-2015, el funcionario agregó que en breve se integrarán dos de ocho embarcaciones de vigilancia, que también serán operadas por la Semar.

Por su parte, el titular de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), Luis Fueyo, adelantó que la propuesta  del gobierno federal para suspender la pesca de camarón y escama con redes de enmalle, cimbras o palangres, en el norte del Golfo de California, entrará en vigor el próximo 1 de marzo y tendrá una duración de dos años, con lo que se podría comenzar a estabilizar la población de la vaquita marina, ya que salvarla de la extinción tomara más de 20 años, subrayó.

“La especie se encuentra en una condición crítica, en dos años perdimos 145 ejemplares (...) Los tres años previstos para sustituir las artes de pesca ya no puede ser gradual. Es urgente retirar todas las redes de enmalle, ya que la vaquita se reproduce cada dos años y solo tenemos 24 ejemplares en edad reproductiva”, apuntó Fueyo Mac Donald.

Aumentan nacimientos

Asimismo, el titular de la Conanp informó que los nacimientos de ballena gris aumentaron 8 por ciento durante la actual temporada de avistamiento, respecto a 2013-2014, por lo que aseguró que la muerte de 13 ballenatos y dos adultos, se debió a causas naturales y se encuentra dentro de los parámetros normales.

De acuerdo con el primer censo de la temporada invernal 2014-2015, en la laguna Ojo de Liebre se contabilizaron 406 cetáceos, 141 ballenatos y 256 adultos, lo que representa 8 por ciento más nacimientos.

Mientras que en Laguna San Ignacio se registraron 114 ejemplares; 80 ballenas adultas y 34 crías, de esta última, la cifra es cinco veces mayor respecto a la temporada pasada.