“Presión constante” sobre zona Obispado

A decir del INAH, hay grandes intereses económicos en los barrios que la integran.
El sector es un muestrario de diversos estilos arquitectónicos.
El sector es un muestrario de diversos estilos arquitectónicos. (Gustavo Mendoza)

Monterrey

El sector del Obispado recibe día a día mucha presión a causa de nuevos desarrollos inmobiliarios.

Todos quieren levantar un edificio de diez pisos, instalar su oficina con arquitectura moderna o especular con los terrenos gracias a su alta plusvalía.

Si bien la arquitectura de las grandes casonas se conserva, la delegación en el estado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) ha detectado que construcciones de mediano o menor tamaño ha sido demolidas en los últimos años.

“Hay muchos intereses económicos sobre éstos barrios, y eso se sobrepone a la conservación de su arquitectura”, expone Benjamín Valdez Fernández, coordinador de proyectos especiales del INAH.

La mayoría de la arquitectura del sector, que se conforma por colonias como Deportivo Obispado, Chepevera, María Luisa y Mirador es posterior al siglo XX, por lo que su protección legal correspondería al área de conservación del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Sin embargo, como no tiene representación en Nuevo León, este periodo arquitectónico se encuentra indefenso.

Existe un interés muy fuerte por construir condominios, edificios de más de 10 pisos, oficinas, hospitales y demás infraestructura de servicios en dicho sector, a decir del propio INAH.

“Vienen una serie de edificios, de los cuales nos han solicitado permisos para su construcción. Tenemos que ser cautelosos con esto, pues hay que evitar que compitan con la imagen del Museo del Obispado”, expresa Valdez.

En el sector predomina el estilo arquitectónico Californiano, pero hay representaciones de Art decó y el Ecléctico.

“Tiene una fuerte presión (el Obispado), que incluso viene desde el centro de la ciudad con este proyecto que denominan como ‘redensificar’, palabra que nos da un poco de miedo. Sabemos de un edificio de 23 niveles que se pretende construir a metros de la iglesia de La Purísima, compitiendo deslealmente con el templo que es un icono de la arquitectura de México”, criticó.

Por ser arquitectura siglo XX la más común en el sector, el Catálogo de Monumentos del INAH sólo incluyó al Museo Regional del Obispado y a una casona para su protección legal. La mayoría de las construcciones carece de protección.