Presidenta de la UAI anhela que México lidere la astronomía

Considera que su nombramiento es relevante para el país, el cual se ubica en el tercer lugar en el desarrollo de esta ciencia en la región de Latinoamérica.
Silvia Torres-Peimbert tomó el cargo el 14 de agosto.
Silvia Torres-Peimbert tomó el cargo el 14 de agosto. (Sáshenka Gutiérrez/EFE)

México

El trabajo científico que ha desarrollado durante cinco décadas llevó a la mexicana Silvia Torres-Peimbert  a convertirse en la primera científica de Latinoamérica y la segunda mujer en presidir la Unión Astronómica Internacional (UAI) que congrega a más de 11 mil especialistas de 90 naciones. Pero más allá de dirigir dicho organismo ella manifestó que busca llamar la atención de los jóvenes en la astronomía y habló sobre su deseo de que México destaque en éste campo de la ciencia.

Subrayó que su nombramiento también es de gran relevancia para la astronomía de México, pues se ubica en el tercer lugar en el desarrollo de esta ciencia en la región de Latinoamérica.

Centroamérica “apenas va despuntando”, dijo Torres-Peimbert, y expresó su anhelo de que México encabece la investigación astronómica en la región, pero lo situó detrás de Chile y Brasil.

“Existe una deficiencia de personas preparadas en todas las ciencias”, porque históricamente México no ha desarrollado la ciencia y la cultura, pues si fuera lo contrario se combatiría la desigualdad social. Reconoció que aun cuando se tiene el apoyo del gobierno federal y en
específico del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, aún falta.

Precisó que existen 140 astrónomos mexicanos inscritos en el instituto, de un total de 13 mil 200 miembros que tiene este organismo internacional, es decir, dos terceras partes de los 220 astrónomos mexicanos.

Recalcó que su puesto sirve para “llamar la atención sobre la astronomía, para que los jóvenes se den cuenta de que se puede tener un respeto internacional por el trabajo que se realiza”.

La ciencia en la región

Respecto a Chile, consideró que “es un país muy interesante porque tiene toda la Cordillera de los Andes, un sitio espléndido para las observaciones astronómicas y donde han instalado grandes telescopios ópticos y radiotelescopios países como EU, Japón y naciones de Europa”, dijo en entrevista a EFE.

Torres-Peimbert, quien el pasado 14 de agosto asumió su nuevo cargo para el periodo 2015-2018 durante la 29 Asamblea General de la  UAI, celebrada en Hawái, mencionó que ese país andino ha tenido la precaución de dedicar tiempo a sus astrónomos y su desarrollo en la disciplina.

Aludió igualmente a Brasil, nación que “está muy fuerte” porque tiene grandes escuelas.

Sobre Argentina señaló que cuenta con una tradición astronómica importante, “pero ha tenido problemas económicos”, mientras que Venezuela ha tenido momentos muy buenos, pero decayó y distinguió el trabajo de Colombia, que “está despegando y ya tiene una comunidad interesante de astrónomos”.

La doctora en astronomía por la  Universidad de California en Berkeley, EU, e investigadora Emérita del Instituto de Astronomía de la UNAM, señaló que su nombramiento es una muestra de la unidad en la UAI y de su universalidad: “Se busca un componente internacional; así como soy mexicana el secretario general es de Italia y los vicepresidentes son de Israel, Rusia e India”.

Destacó que los integrantes de la nueva mesa directiva representan distintas ramas de la astronomía, como el estudio de las galaxias y las estrellas.

Si bien reconoció que es imposible para un grupo limitado cubrir todas las áreas, enfatizó que sí se busca que estén representadas.

En el caso de Torres-Peimbert, su investigación se ha centrado en la composición química de las regiones de formación estelar y de los gases arrojados por las estrellas de masa intermedia en la Vía Láctea y otras galaxias, así como en la determinación de la abundancia primordial de helio.

También expuso la presencia de la mujer en este campo, ya que la actual directiva tiene un alto componente femenino, el que más científicas ha tenido en la historia; sin embargo, reconoció que en la Unión la cuota de mujeres no ha pasado de 16 por ciento de los 13 mil 200 astrónomos de 74 países que la integran.

Torres-Peimbert es la segunda persona de América Latina en ocupar la presidencia de la UAI después del argentino Jorge Sahade, quien lo hizo de 1985  a 1988, y la segunda mujer en el cargo; la primea fue la francesa Catherine Cesarsky, quien dirigió al organismo de 2006 a 2009.

William Lee, director del Instituto de Astronomía de la UNAM, dijo que el cargo de Torres-Peimbert tiene relevancia porque: “La llegada de Silvia a la presidencia da cuenta de que en México se puede llevar a cabo trabajo científico y se puede hacer a un alto escala internacional”, concluyó.