Presentan vida cotidiana de los mayas en Mérida

Especialistas del INAH dieron a conocer los hallazgos localizados en la antigua urbe maya que dan cuenta de cómo vivían los mayas hace más de 300 años.

México

La ciudad de T'hó, identificada como la Mérida prehipánica se fundó y desarrolló en el año 1000 antes de Cristo, es decir, hace casi 300 años antes de lo que se creía, así lo demuestran los vestigios arqueológicos obtenidos durante los trabajos de salvamento arqueológico emprendidos en los años recientes.

Especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), dieron a conocer que los hallazgos localizados en la antigua urbe maya, en un área de mil 500 hectáreas, dan cuenta de cómo vivían los mayas fuera del centro ceremonial de T'hó, cuyas pirámides llegaron medir entre 6 a 12 metros de altura, comparable en dimensión y trascendencia con Chichén Itzá.

Se asentaron en la periferia, según los restos de cerámica, figurillas, vasijas y sistemas arquitectónicos localizados en 14 sitios explorados por los arqueólogos, los cuales ofrecen un panorama de la evolución de la dinámica social del sitio referido.

Son hallazgos importantes porque no se tenían reportados en este lugar con anterioridad, asegura el arqueólogo Luis Raúl Pantoja profesor investigador del centro INAH Yucatán

"Son piezas únicas que dan un giro a las hipótesis que habíamos establecido con anterioridad para la región de Mérida, se creía que la ciudad no era tan compleja, con estos vestigios ya vimos que no es así, que en realidad fue una gran capital con un área de hegemonía muy amplia y eso se demuestra a través de los objetos localizados y que actualmente 180 de ellos están expuestos en la muestra T'hó. La vida prehispánica en Mérida, en el Palacio de Cantón", dijo.

Informó que dentro de los hallazgos más relevantes destacan las vasijas que proceden del Usumacinta, una de ellas tiene una banda jeroglífica que muestra de alguna forma a la élite que estaba gobernando fuera de los ejes rectores.

"Tenemos también vasijas polícromas que proceden de otra región del sur de Campeche; elementos de lítica procedentes de Guatemala, así como piezas de jade que son representativas para mostrar la grandeza de esta franja, donde vivían los constructores de de esa gran ciudad prehispánica. Siempre existió esta población que hacía que la vida de la élite funcionaria, porque eran los que producían los alimentos y los que fabricaban la cantera y producían la cal para las edificar los grandes basamentos piramidales", dijo.

El salvamento arqueológico les ha permitido encontrar algunos restos de los hornos prehispánicos para preparar las mezclas, así como los sitios donde se extraían canteras, además de algunos contenedores que posiblemente hayan sido utilizados para depositar agua o alimento.

La Mérida prehispánica, sostiene Pantoja, era asombrosa por la cantidad de pirámides que la conformaban, por su monumental arquitectura, la llegaron a comparar con Izamal y con Chichén Itzá.

Con estos hallazgos, reitera, se demuestra, por una parte que estas poblaciones fueron sustentos para las grandes ciudades, y por la otra, que de alguna forma se remueve la cronología, con lo que se establece que Mérida fue mucho más antigua de lo que se pensaba, se habla precisamente de un desarrollo social más elaborado para tiempos más tempranos.

Sin problemas el INAH en Mérida

Después de que el Consejo Coordinador Empresarial de Mérida denunció que el Instituto Nacional de Antropología (INAH) detuvo sus trabajos de remodelación en alrededor de 37 casonas del Paseo Montejo y dos proyectos de construcción, el INAH organizó esta conferencia de prensa para argumentar la importancia del salvamento arqueológico y por qué, de acuerdo con la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, debe autorizar tanto la restauración de monumentos históricos, como la edificación en cualquier terreno en el Ayuntamiento de Ciudad Blanca.

Considerando que en los 107 municipios de Yucatán existen, 3 mil 500 sitios arqueológicos, de los cuales solo 17 abiertos del público

El salvaguardar el patrimonio, indicó Pedro Sánchez Nava, coordinador Nacional de Arqueología del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), es una tarea del Instituto, por lo que instó a los empresarios que deseen construir un desarrollo, lo hagan con tiempo, ya que el salvamento arqueológico es muy minucioso y no se puede hacer con trascabos debido a que se corre el riesgo de dañar los vestigios, si es que los hubiera.