"El Parto de los Cerros”, novela de la realidad lagunera

Su autor José Alberto Estrada, narra cómo en el submundo de los cinturones de miseria nace un niño. El libro se presentó en la Biblioteca Pública Municipal José García de Letona.

Torreón, Coahuila

La novela "El parto de los cerros", de José Alberto Estrada, narra cómo en el submundo de los cinturones de miseria nace un niño. Difícil es imaginarse unas condiciones más lamentables para empezar la vida.

Lo que se narra es una novela, pero tristemente es real. Esta es la historia que se presentó este viernes en la Biblioteca Pública Municipal José García de Letona de la Alameda.

"Los personajes de este compendio son ficticios, pero los cerros, las barriadas y la ciudad son de verdad. La novela nos pasea por ese mundo que quisiéramos ignorar, pero que existe y es nuestra responsabilidad", comentó el autor. 

El libro podrá ser adquirido en la misma biblioteca Letona y en el Instituto de Cultura de Torreón.

En coordinación con el Instituto Municipal de Cultura y Educación de Torreón, este compendio fue presentado por la periodista y también escritora Angélica López Gandara,  quien comentó: “no se sabe que es lo que van a parir los cerros,  este libro trata sobre eso, sobre ciertos sectores de la sociedad en pleno siglo veinte,  sobre personajes nacidos de los cerros mismos”.

“La triste realidad de niños hijo de la tierra, de éstas zonas que todos prefieren ignorar”, añadió la periodista.

“Es una novela que se lee rápido,  amena,  su trama nos lleva a las faldas mismas del cerro de las Noas, una lectura que vale mucho la pena”,  dijeron. 

Por su parte,  el autor compartió: “Esta es una novela cruel, llena de perversidad,  de realidades,  pero también contiene ese amor de la naturalidad humana”.  

El libro podrá ser adquirido en la misma biblioteca Letona y en el Instituto de Cultura de Torreón. 

José Alberto Estrada Retes nació en la ciudad de México, aunque ha vivido toda su vida en la Región Lagunera, "un lugar en el que la lectura no es un hábito común y el oficio de escritor no es popular, pero eso no ha impedido al árido desierto de La Laguna ser fértil en hombres y mujeres de letras. Quizás porque el desierto inspira".

“La influencia de un padre humanista que amaba la literatura, los años de ejercer la medicina que lo han enfrentado al dolor y la muerte, así como el deseo de evidenciar el absurdo de una sociedad inmersa en la frivolidad, ciega a la miseria de su entorno, lo han motivado a tomar la pluma”,  expresó.