Presenta Museo de la Ciudad de México exposición del exilio español

Invaluables documentos, fotografías, cartillas de identidad, libros y objetos únicos que dan cuenta de la llegada de los refugiados españoles en nuestro país.

Ciudad de México

Para conmemorar los 75 años del inicio del exilio español en nuestro país, el gobierno del Distrito Federal y la Secretaría de Cultura preparan la exposición El exilio español en la Ciudad de México, el legado cultural, a inaugurarse en próximo 1 de julio.

Invaluables documentos, fotografías, cartillas de identidad, libros y objetos únicos que dan cuenta de la llegada de los refugiados españoles en nuestro país, se reúnen en la exposición que nació de un acuerdo entre el Ayuntamiento de Madrid y el gobierno de la Ciudad de México para conmemorar el exilio republicano.

El ensayista y poeta José María Espinasa, director del Museo de la Ciudad de México, advierte que El exilio español en la Ciudad de México, el legado cultural, no es una exposición más, ya que es una muestra con una mirada enriquecida de este acontecimiento histórico.

"La exposición toma como centro la Ciudad de México, quiere ofrecer una reflexión sobre esos 75 años de exilio. Se ha dicho mucho que no podemos celebrar una derrota de una Guerra Civil, no celebramos eso, conmemoramos la llegada de ese exilio que sí fue una fortuna para México, porque con el arribo de los refugiados españoles el rostro de la capital del país cambió --quienes viajaron con sus propios recursos, ya que México no invirtió dinero en su traslado e instalación--, se vio enriquecida intelectualmente.

En pleno montaje de la exhibición, el director del Museo de la Ciudad de México precisa que lo que se busca es dar una imagen renovada del exilio, sobre todo para que aquellos que nunca han oído hablar de él, con la intención de que puedan entender las circunstancias de hace 75 años, cuando los republicanos españoles arribaron a nuestro país con un abanico muy amplio de ideologías y conceptos sobre la vida, pues se asumían como socialistas, comunistas, anarquistas y católicos.

Especializado en el tema del exilio, pues lo ha estudiado por más de tres lustros, Espinasa asegura que se ha escrito mucho sobre este hecho histórico, porque es un tema que continúa revelando aspectos desconocidos, en gran parte porque de acuerdo con los expertos el general Lázaro Cárdenas abrió las puertas de México para que salieran de España aproximadamente 25 mil refugiados de 1939 a 1943.

"La efeméride del arribo del buque Sinaia al Puerto de Veracruz, el primero de los barcos que llegó a México repleto de desterrados españoles el 13 de junio de 1939 –después vendrían el Ipanema y el Mexique--, nos da la oportunidad de reflexionar, de ofrecer una radiografía, un retrato coral de lo que significo este momento.

"Los españoles han querido olvidar ese episodio, allá ellos, se están perdiendo de una gran riqueza, pero nosotros no, nosotros queremos entender lo que sucedió".

España era un país con sus propias costumbres, por ejemplo, los republicanos –que se instalaron en las calles del Centro de la Ciudad, en Artículo 123, o la calle de López, ocupando edificios completos--, tenían la tradición de organizar tertulias y acudir a los cafés.

"Algunos de los arquitectos se reunían en el viejo Hotel del Prado, que fue derrumbado a raíz de los sismos de 1985. Asimismo, tenían la tradición de acudir a la heladería donde se tomaba la horchata de chufa (valenciana) que en México no existía; por supuesto que también proliferaron los ultramarinos y las panaderías, como se muestra, en esta exposición", detalla Espinasa.

La muestra El exilio español en la Ciudad de México, el legado cultural, organizada por módulos temáticos, permanecerá abierta al público hasta el mes de enero del 2015, con el objeto de mostrar cómo con la llegada de los refugiados esta urbe, cambio el rostro de esta urbe y se volvió más cosmopolita.

******

Dentro de los apartados de la exposición El exilio español en la Ciudad de México, el legado cultural, que aborda la contextualización de lo que fue la República, la derrota del gobierno legítimo por las tropas del general Francisco Franco y el significado del exilio, se encuentra un espacio dedicado a la influencia que los exiliados españoles tuvieron en el cine, precisa José María Espinasa, director del Museo de la Ciudad de México.

En la sala se muestran fotografías y carteles que le dieron identidad al séptimo arte, en un momento en que México vivía la llamada época de oro del cine nacional.

La industria del cine en México que hacia los años 40 se había consolidado como una de las más importantes del mundo de habla hispana, explica, incorporó a muchos refugiados en prácticamente todas las ramas de la producción, como guionistas, directores, escenógrafos y músicos. De los casos más relevantes se pueden mencionar el del artista gráfico Josep Renau, quien contribuyó a crear la imagen del cine mexicano, o la participación del cineasta Luis Buñuel, quien desarrollo aquí buena parte de su invaluable obra.