Presenta retratos de fans mexicanos de 'Star Wars'

El español tomó imágenes de los seguidores nacionales de la saga de George Lucas y las presenta en un libro publicado por Trilce.
Fue una sorpresa descubrir a los muchos admiradores de esta historia.
Fue una sorpresa descubrir a los muchos admiradores de esta historia. (Marcel Ruis)

México

A más de 35 años del estreno de la primera película de la saga La guerra de las galaxias se ha convertido en una de las más importantes, una verdadera franquicia que llama la atención en prácticamente todos los rincones del planeta, lo que se refleja en los miles, millones, de seguidores que tiene.

Entre ellos se encuentra el fotógrafo español Marcel Rius (Barcelona, 1970), quien llegó a México en 2008 como fotógrafo comercial y decidió inscribirse en el Seminario de Fotografía Contemporánea, donde, como trabajo final, debía desarrollar un proyecto fotográfico con el que tuviera un compromiso más personal que profesional, con lo que surgió la serie Fanatic Wars.

"La saga es un golpe a la cabeza de muchas personas, porque viven con ese recuerdo. He hablado con mucha gente que aún recuerda la primera vez que fue a ver la película; hizo un clic en muchas personas: afloran esos niños grandes que todos tenemos en nuestro interior, aunque eso es más visible con los fans de Star Wars."

Un proyecto fotográfico que devino libro, publicado bajo el sello de Trilce, en el que aparecen imágenes de verdaderos apasionados de la saga: personas que hacen su vida cotidiana, pero que en cuanto tienen alguna oportunidad deciden transformarse en su personaje favorito: hay abogados, prefectos de escuela y empleados de gobierno, que tienen familia y, simplemente, son seguidores de las películas.

"Soy fan de Star Wars no a nivel de transformaciones, de llevar una máscara, pero las coleccionaba. Empecé con un registro de los personajes, tomé sus correos electrónicos, sus teléfonos, y surgió la idea del paralelismo entre realidad y ficción, aunque lo que más me interesaba era entrar a sus casas para ver las colecciones y todo lo que tenían."

Y es que no había mayores pretensiones en el esfuerzo de Marcel Rius, quien más bien buscaba hacer un registro, mostrar ese paralelismo que hay entre un Chewbacca que cada mañana se convierte en prefecto de escuela, o en ese Anakin Skywalker vendedor de motocicletas.

Pareciera ser una tradición más estadunidense, pero el fotógrafo se llevó una gran sorpresa al descubrir la cantidad de seguidores de la saga que existe en México. "No se trataba de un trabajo meramente conceptual, pero la idea era documentar al fan mexicano ciento por ciento, donde realmente se viera que se trata de México: las casas, los espacios, el color, el ingenio de los mexicanos y saber cómo vivían; hay un matiz gracioso, curioso, distinto", asegura Marcel Rius.

A todos los seguidores los siguió en convenciones de cómics, lo que no resultó tan sencillo como parece, porque se necesitaba que abrieran las puertas de sus casas, de retratarlos en sus propios ambientes, para lo cual primero los convenció de que se trataba de un proyecto serio, en el cual había imágenes más cómicas o más afables que otras, pero sin dejar de ser un trabajo formal, riguroso.

"A veces puede sorprender que una persona de 50 años vaya con su traje y sus sables, pero se da. En la última década esa afición se ha incrementado."

El libro Fanatic Wars al final muestra una realidad: la doble personalidad que se puede construir en la vida cotidiana para transformarse en ese álter ego, que no siempre es un héroe, porque al final es un medio para convertirnos en lo que siempre soñamos, explica Marcel Rius: un ser con el que logras identificarte, lo que de alguna manera pretende todo acto creativo.