Prescindir de los combustibles fósiles “no es tan caro”: IPCC

Claudia Sheinbaum, científica de la UNAM, advierte que el país debe reducir el uso de petróleo, gas y carbón 50% en 40 años.
Ottmar Edenhofer y Rajendra Pachauri presentaron en Berlín el informe del panel intergubernamental.
Ottmar Edenhofer y Rajendra Pachauri presentaron en Berlín el informe del panel intergubernamental. (Joerg Carstensen/EFE)

México

Todavía se puede poner freno al calentamiento global, es el mensaje que enviaron los científicos del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) en su último informe, al destacar que prescindir de los combustibles fósiles puede costar incluso menos de lo esperado.

Una transición rápida del carbón, el gas y el petróleo a las fuentes de baja emisión costará solo una fracción ínfima del crecimiento económico, arrojan los cálculos del IPCC que pueden servir de base a los políticos en la toma de decisiones en las cumbres de Lima, en diciembre, y en París, en 2015.

Ottmar Edenhofer, economista jefe del Instituto de Investigación de los Efectos del Clima de Potsdam, explicó que la inversión para la conversión a energías limpias implica disminuir el crecimiento económico en solo 0.06 puntos.

“Eso quiere decir, por ejemplo, que una economía crecería un 1.94 por ciento en lugar de un 2.0 por ciento”, ejemplificó.

“El tren de alta velocidad de la mitigación debe salir de la estación pronto y que toda la comunidad global debe estar en él. Ese es el mensaje”, resumió en rueda de prensa el presidente del IPCC, Rajendra Pachauri.

El documento, junto a dos anteriores presentados recientemente por el IPCC, pretende sentar las bases científicas de cara a la negociación tendente a forjar un acuerdo para 2015 que sustituya al protocolo de Kioto.

Las proyecciones del IPCC hasta 2029 muestran algunos aspectos positivos. El panel calcula que hasta entonces habrá 20 por ciento menos de inversiones en combustibles fósiles que en 2010 y el doble en energías de bajas emisiones.

No obstante, los expertos advirtieron que el aumento de las temperaturas puede convertirse en uno de los mayores problemas de las generaciones futuras si el mundo no abandona las energías fósiles en 15 años.

El papel de México

Un desarrollo económico con modelos de bajo carbono es factible si se diseñan patrones de desarrollo y consumo de energía diferentes a los que proporcionan los combustibles fósiles, señaló Claudia Sheinbaum, investigadora del Instituto de Ingeniería de la UNAM, quien participó en el informe de evaluación del IPCC.

Sheinbaum habló sobre la importancia de que México apoye a escala mundial la reducción en el consumo de combustibles fósiles y de otras actividades que causan el cambio climático global.

También aclaró que la reducción tiene que venir de los países que más emiten, pero si México está en el lugar número 13 en el mundo, le corresponde  parte de esa reducción.

Para que México reduzca su consumo de combustibles fósiles a la mitad, sin que afecte el bienestar de la población, tiene que empezar a invertir en fuentes renovables de energía, eficiencia energética y patrones de consumo más sustentables, indicó la investigadora.

“México tiene que reducir el consumo de petróleo, gas y carbón en 50 por ciento en poco menos de 40 años; esto quiere decir que tenemos que prepararnos para que eso ocurra”, comentó.

“No solo no estamos preparados, sino que se hacen políticas para incrementar el consumo de combustibles fósiles; por ejemplo, el objetivo de la reforma energética es producir más petróleo”, señaló.