Anaíd Varela Varela, la mejor dramaturga de México

Oriunda de la Comarca Lagunera, participó en el Premio Nacional de Dramaturgia Joven "Gerardo Mancebo del Castillo" con la obra "De tripas, corazón", ópera prima que resultó ganadora.
Anaid Varela Varela, ganadora del Premio Nacional de Dramaturgia Joven "Gerardo Mancebo del Castillo".
Anaíd Varela Varela, ganadora del Premio Nacional de Dramaturgia Joven "Gerardo Mancebo del Castillo". (Twitter)

Torreón, Coahuila

El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) informó desde ayer en su cuenta de Twitter que la obra "De tripas, corazón", ópera prima de la lagunera Anaíd Varela Varela, fue la ganadora de la XV edición del Premio Nacional de Dramaturgia Joven "Gerardo Mancebo del Castillo".

Según información del Conaculta, la ganadora recibirá el premio, el próximo martes 28 de julio en el Centro Cultural Helénico a las 13 horas, mismo que consiste en un estímulo económico de 120 mil pesos, la escenificación de la obra durante el próximo año y la edición de un libro por parte del Fondo Editorial Tierra Adentro.

Anaíd Varela narra que su obra trata de dos amigos, Nina y un doctor, ellos trabajan en una morgue a la mitad de la nada, está ubicada la obra de teatro en la actualidad, es una obra contemporánea.

La historia cuenta que ellos están creando su propio mundo para sobrevivir, en medio de toda esta violencia, tratan de meterle humor a su trabajo.

El Premio Nacional de Dramaturgia Joven "Gerardo Mancebo del Castillo" está dirigido a jóvenes no mayores de 34 años que presenten una obra de teatro escrita en español e inédita.

"Yo quería proyectar una especie de resilencia a pesar de las circunstancias. Manejo el sarcasmo y la sátira, es una comedia de humor negro. La misión del arte es aportar algo a la sociedad y trato de hacerlo con esa proyección estética, de una realidad muy común a muchos mexicanos".

Anaíd Varela, estudió Ciencias Políticas en la Universidad Autónoma Metropolitana, señaló que el gusto por las letras lo adquirió desde niña, ya que fue un hábito que se le inculcó en casa.

Siempre fue libre de elegir el deporte o afición que le apasionara, contó que siempre le gustó leer, cuando entró a la universidad se incorporó a la revista escolar, donde se desempeñó como editora.

"Yo sentía que traía historias adentro de mí, por eso decidí escribir esta obra. Una formación formal en letras no tengo, es algo que me apasiona y le dedico mi tiempo libre, cuando me decidí a escribir la obra de teatro, le puse toda mi dedicación y resultó ganadora", señaló la autora.

La joven escritora señaló que dentro de sus planes a futuro está dedicarse a escribir más obras que están en el tintero.

Como cada edición, el certamen estuvo dividido en dos fases: una correspondió a la selección de trabajo y en la otra, se realizó un taller de dramaturgia que permitió a los asistentes entregar una versión más elaborada de su trabajo.