Premia POY Latam a Octavio Hoyos

El fotógrafo de MILENIO logró obtener el tercer lugar en la categoría de Propaganda.

San Miguel de Allende

Octavio Hoyos, fotógrafo de MILENIO, luce nervioso. Rumbo a San Miguel de Allende, donde se desarrolla el Concurso Internacional de Fotografía Pictures Of The Year Latinoamérica (POY Latam), se entera de que en ese certamen ganó el tercer lugar en la categoría de Propaganda.

Un amigo suyo, Oswaldo Ramírez, lo felicita por WhatsApp mientras Octavio Hoyos toma su desayuno en la carretera. Al llegar al Centro Cultural Ignacio Ramírez El Nigromante, sitio en el que se desarrollan las actividades del concurso, solo atina a decir que su nerviosismo se debe a la posibilidad de que los jurados Gary Knight y Tomás Munita hayan visto su trabajo.

Las imágenes que envió al concurso son parte de la serie Los tres poderes, que inició hace cuatro años. En ellas tomó detalles de los Poderes de la Unión, como un boletín hecho bolita por un reportero en una mesa de Palacio Nacional: "Me llamó la atención el papel sobre la mesa y la especie de arruga que se formaba en el mantel de la misma".

"Constantemente nos mandan a hacer coberturas a los tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Siempre me encuentro con una nueva imagen. La serie que entregué para POY Latam es de 12 imágenes, que en realidad es un pequeño compendio de mi trabajo, el que debo seguir editando. No sé, en realidad, cuando vaya a terminar", explica Octavio.

NARRATIVA DESTACADA

Ayer también se dio a conocer el ganador de la categoría Fotógrafo del Año, que en esta ocasión fue para el brasileño Mauricio Lima. Para los jurados Magdalena Herrera y Tomás Munita, su trabajo destaca por su narrativa.

"Escogimos a Lima porque tiene una visión y un punto de vista fotográfico sobre las cosas. Por ejemplo, sobre Ucrania se han visto muchas cosas, pero con él hay un ambiente, algo que pasa alejado de la información pura que tenemos", comenta Herrera.

Hay una narrativa bien editada, un principio y un fin que cualquiera puede distinguir como suyo. Hay un ritmo: "Es importante tener una relación con lo que uno fotografía: hay que respetar la dignidad de los humanos, debemos intentar ponernos en la situación del otro, debe existir una narración y un punto de vista estilístico".

Para Munita, Lima es uno de esos fotógrafos fuertes. Él ha hecho imágenes en distintos lugares del mundo, pero lo más interesante de su trabajo es la mirada personal que le imprime a su obra: "Tiene un trabajo sobre Ucrania que es profundo e inquietante".

Lima se centra en la vida de los civiles y en el destino al que no pueden escapar. Sus imágenes hablan con un dolor y una tranquilidad extraña y conmovedora, destaca. Asimismo, es capaz de fotografiar otras cosas con otro tipo de dinamismo.

Para declararlo ganador se consideraron varios factores: "Cada juez tendrá su escala de valores. A mí lo que me importó fue su potencia visual, la capacidad de generar imágenes fuertes, en las que el fotógrafo se apropie de un lenguaje. Otro tema importante fue su constancia. Puede tomar imágenes igual de buenas de Ucrania y de otro lugar. Además de su capacidad de articular una narración", explica Munita.