Porfirio Díaz, víctima de la historia patria: Garner

Según el historiador inglés, los restos del general quizá puedan regresar "cuando haya un mejor entendimiento del personaje".
“La obsesión por los huesos me parece un poco absurda”, afirma.
“La obsesión por los huesos me parece un poco absurda”, afirma. (Octavio Hoyos)

México

La historia oficial escrita a partir de la Revolución mexicana ha satanizado a Porfirio Díaz. Esa es una de las principales razones por las que el general lleva más años fuera que dentro de México: 104 años desde que salió exiliado desde el puerto de Veracruz, afirma el historiador inglés Paul Garner, catedrático Cowdray de Estudios Hispánicos de la Universidad de Leeds, en Inglaterra.

El autor de Porfirio Díaz, del héroe al dictador, una biografía política, sostiene que es necesaria una reconciliación histórica con el general, aunque dice que no es el momento político para repatriar sus restos.

"Como soy historiador y, además, extranjero, veo esas cosas de una forma distinta. La obsesión por los huesos me parece un poco absurda, aunque entiendo que en casi en todas las culturas hay culto a los huesos de las grandes figuras. Sin embargo, para los historiadores lo realmente importante son los documentos, cómo entender la época y tratar de explicar historia".

Desde la perspectiva del doctor en Historia por la Universidad de Liverpool, Porfirio Díaz, uno de los personajes más conocidos de México en el mundo, sigue levantando polémica. "En este momento el gobierno mexicano no quiere mayores problemas con las protestas que seguramente se levantarían si regresaran los restos de Porfirio Díaz. Quizá puedan regresar en el futuro, cuando haya mejor entendimiento del personaje, de su sistema de gobierno y de sus aportaciones; es decir, cuando se comprendan mejor sus aciertos y sus errores".

En la verdadera historia, subraya, no existen héroes ni villanos como los que se enarbolan en la historia oficial: "Los historiadores estarán de acuerdo conmigo en que la historia patria es enemiga de
la historia. Ésta es compleja, así como sus personajes, pero no hay santos, ni buenos ni malos exclusivamente".

Quienes conocieron personalmente a Díaz y escribieron sobre él dicen que era un hombre difícil, enigmático, que escuchaba y que hablaba poco, explica el historiador, quien se acercó al ex presidente mexicano para mostrar su historia en una serie inglesa llamada Perfiles de poder. De esa manera surgió la pasión por conocer más a este personaje y escribir un libro sobre el dictador.

Ahora publica una investigación actualizada con el título de Porfirio Díaz, entre el mito y la historia (Crítica, 2015). "Es una versión crítica que enfatiza sobre la historiografía profesional y no profesional, en la que Díaz siempre ha sido víctima de la historia patria, de esa que en su momento fue el héroe".

Porfirismo y neoliberalismo

Lo contradictorio de la historiografía oficial es que la historia patria revolucionaria retomó la historia liberal de Díaz: "Lo que ha hecho es plagiar la historia patria liberal del siglo XIX, con sus héroes: Moctezuma, Cuauhtémoc, Hidalgo y Morelos. A Iturbide lo deja fuera porque fue la versión católica de la historia patria, cuando fue un hombre muy importante en el triunfo de la Independencia".

Hay que recordar que el creador del culto de Benito Juárez fue Porfirio Díaz, quien mandó a erigir el Monumento al Benemérito de las Américas en la Alameda Central: "El gran héroe es Juárez, gracias al culto que le hizo Díaz, quien fue el creador de la historia patria liberal con el impulso a los textos de Justo Sierra y Vicente Riva Palacio".

El investigador de El Colegio de México apunta que, a pesar de ser víctima de esos mitos, Porfirio Díaz fue revalorado en los años 80. "En el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, en los últimos años del Partido Revolucionario Institucional se puso la mirada, sobre todo, en la política económica porfiriana. Buscaban en el neoliberalismo un paralelismo con el liberalismo del siglo XIX. Se quería cambiar la política económica hacia un neoliberalismo buscando inversión extranjera y exportaciones, como lo hizo Díaz, pero no por eso dejaron de llamarlo dictador".

Sobre cuál es el legado de Porfirio Díaz, Paul Garner no duda en afirmar que es el partido en el poder: "El PRI es un sistema que tiene sus jerarquías y su autoritarismo. Me refiero a estas prácticas no constitucionales de manejar el poder cotidianamente".

Garner participará el próximo 2 de julio en un congreso académico en conmemoración del centenario luctuoso de Díaz, en el que intervendrán alrededor de 100 ponentes en el Teatro Macedonio Alcalá, en Oaxaca.