Polyforum Cultural Siqueiros, renovación a fondo

El espacio inaugurado en diciembre de 1971 tendrá nuevos lugares de esparcimiento, como restaurantes y galerías, dice Alfredo Suárez en entrevista.

México

El Polyforum Cultural Siqueiros no se convertirá en centro comercial, como hace unos días se rumoró en las redes sociales, pero sí cerrará sus puertas a partir del 1 de enero de 2014 para restaurar sus murales y ampliar sus espacios.

El 16 de junio pasado, ante una pregunta del actor Otto Sirgo sobre qué pasaría con el Polyforum, el productor Gerardo Quiroz, director del espacio teatral de ese recinto, publicó en su cuenta de Twitter: “Me mandaron una carta, después tuve una junta y me informaron de esta pésima noticia”.

En un segundo tuit, el actor de la popular serie televisiva [i]Papá soltero[/i] dijo: “Pues que van a construir un centro comercial y galería, es la versión oficial”.

Al día siguiente, por medio de la misma red social el Polyforum desmintió la versión del productor al publicar: “Polyforum Siqueiros continuará como un espacio cultural con la misión de promover y preservar los murales del maestro David Alfaro Siqueiros”.

Alfredo Suárez, presidente del espacio, reconoció que el lugar tiene ciertos problemas: “En primer lugar el económico, porque mi padre Manuel Suárez, mecenas de Siqueiros para hacer este sitio, no dejó dinero para mantenerlo. Y, en segundo lugar, las pinturas, sobre todo las exteriores, presentan deterioro por lluvia y contaminación”.

En entrevista con MILENIO y ante el cuestionamiento de si el sitio se convertirá en un centro comercial, puntualizó que lo que se debe hacer con los museos es abrirlos a que sean espacios de encuentro. Así sucede con distintos lugares alrededor del mundo. Antes eran cajas cerradas, parecían fortalezas, se entraba por una puertita y no había ventanas. Hoy, son espacios de esparcimiento, de cultura, y eso es lo que se pretende con el Polyforum, agregó Alfredo Suárez: que la gente que acuda pueda comer, ver una galería, permanecer muchas horas. La restauración incluiría la readecuación del espacio con restaurantes y galerías, estacionamiento y las necesidades que requiere un centro cultural.

El heredero de Manuel Suárez comentó que se analizan las necesidades espaciales y se van a realizar las adecuaciones. Se ha pensado en distintas posibilidades de financiamiento con la iniciativa privada. “Tendremos que cerrar el sitio porque no es compatible restaurar los exteriores y dejar que la gente ingrese. Una vez que instalemos los andamios afuera no podrá entrar gente. El deterioro es fuerte y no podemos darle al enfermo una aspirina, sino tomar el toro por los cuernos y arreglarlo en serio”, argumentó.

A pesar de que la obra de Siqueiros es considerada Patrimonio Nacional, Suárez no quiere pedirle apoyo al Estado, pues considera que el gobierno de la República tiene muchas cosas en qué invertir el dinero en materia cultural —ya que hay tantas riquezas—, que no alcanza ningún presupuesto, “por lo que será mejor que nosotros mismos lo financiemos”.

El sitio, explicó, se mantiene de las visitas guiadas, actividades políticas y empresariales que se realizan en el salón donde está el mural [i]La marcha de la humanidad, [/i]las rentas del restaurante, la cafetería y la panadería, el Teatro Polyforum, la tienda y lo que el propio dueño proporciona mensualmente.

“La renta del salón cuesta 80 mil pesos aproximadamente y se realizan diez actividades mensualmente. Los ingresos no alcanzan para continuar la misión del Polyforum: preservar y promover los murales de David Alfaro Siqueiros. Apenas nos alcanza para pagar los gastos del mes, pero no para restaurar y promover, como se debería, el lugar”, comentó el presidente ejecutivo del espacio.

[b]Claves[/b]

[b]Una larga historia[/b]

- En 1940, Manuel Suárez compró el terreno donde actualmente se localizan el World Trade Center, antes Hotel de México, y el Polyforum Cultural Siqueiros.

- En 1968 don Manuel recibió el permiso para construir el Hotel de México y buscó a Siqueiros para construir el Polyforum, inaugurado en diciembre de 1971.

- A la inauguración asistieron el entonces presidente Luis Echeverría, el dueño del Polyforum, Manuel Suárez, el arquitecto Guillermo Rossell de la Lama, David Alfaro Siqueiros y Salvador Novo, cronista de la ciudad.