Polémica por carta del Papa a escritora de cuentos gay

El pontífice contestó una misiva de la autora y le envió sus bendiciones, lo cual causó un escándalo en Italia, donde sus libros habían sido retirados.
Josef Wesolowsky murió la madrugada en el Vaticano; se le realizará la autopsia para determinar las causas.
Josef Wesolowsky murió la madrugada en el Vaticano; se le realizará la autopsia para determinar las causas. (Reuters)

Ciudad del Vaticano

En Italia se suscitó una gran polémica luego de la divulgación de una carta que el papa Francisco envió con la bendición apostólica a Francesca Pardi, escritora italiana de libros infantiles en los que aparecen familias compuestas por padres gays que habían sido retirados de las bibliotecas de Venecia.

“Se trataba de una carta privada que no estaba destinada a ser divulgada”, precisó el portavoz adjunto del Vaticano, Ciro Benedettini.

La misiva del pontífice, firmada por la Secretaría de Estado, fue enviada como respuesta al pedido de la escritora de que leyera sus numerosos libros, censurados en Italia por sectores conservadores católicos, quienes defienden la llamada ideología de género.

La escritora también envió un paquete con todos los libros de su editorial, fotos de su familia y panfletos insultantes contra ella después de que el nuevo alcalde de Venecia anunciara que algunos de sus libros formaban parte de la lista de textos que serán retirados de las bibliotecas públicas.

Pardi divulgó la carta del Papa, marcada por el tono tolerante del pontífice argentino. En la misiva, el Papa le desea que “siga su proficua actividad”, y se despide con la bendición apostólica “para toda la familia” de la escritora.

En la carta —firmada por el miembro de la Secretaría de Estado vaticana Peter B.Wells— se lee que el pontífice “está agradecido por el delicado gesto” y “desea una proficua actividad al servicio de las jóvenes generaciones y de la difusión de los auténticos valores humanos y cristianos”.

Con ese gesto “nos demostró respeto y nos dio dignidad”, aseguró conmovida Pardi.

“Para mí no es tan importante lo que dice el Papa, porque no soy católica. Lo que sí me parece importante es la actitud, de no ponernos contra el muro. Sentir que puede haber diálogo”, agregó.

Francesca Pardi es fundadora con su pareja, Maria Silvia Fiengo, de la editorial de literatura infantil Lo Stampatello y autora de libros como Pequeña historia de una familia, ¿Por qué tienes dos madres? y Pequeño huevo, galardonado con el premio internacional Anderson en 2012.

Por otro lado, el Vaticano aclaró que el Papa no bendijo enseñanzas a favor de la llamada “teoría del género” y la homosexualidad en general, luego que se diera a conocer la misiva enviada a la escritora y que se suscitara un escándalo.

La sala de prensa de la sede papal lamentó que la carta de Pardi haya sido expuesta y aclaró que el mensaje era solo una “respuesta privada” que no estaba destinada a la publicación.

“En ningún modo la carta de la Secretaría de Estado pretende avalar comportamientos y enseñanzas no consecuentes con el Evangelio”, precisó.

Agregó que la bendición del Papa al final de la carta fue “a la persona” y no a las “eventuales enseñanzas no en línea con la doctrina de la Iglesia sobre la teoría del género”.

Juicio sin concluir

El ex nuncio en República Dominicana, el polaco Josef Wesolowski, acusado de pederastia, falleció la madrugada de ayer poniendo fin así, de forma abrupta, al primer juicio en el Vaticano por abuso sexual a menores.

“Esta mañana al amanecer, monseñor Jozef Wesolowski fue hallado muerto en su domicilio en el Vaticano”, anunció la sede papal en un comunicado, en el que informó que el deceso había sido por “causas naturales”; sin embargo, las autoridades pidieron que se realice una autopsia.

El diplomático, de 67 años, que fue embajador del Vaticano en Santo Domingo, sufría problemas de salud no especificados.

“Un franciscano del Colegio Penitenciario lo halló muerto delante de la televisión prendida hacia las cinco de la mañana”, aseguró Ciro Benedettini.

Wesolowski había ingresado al hospital en julio pasado, un día antes de la apertura de su juicio.

En ese entonces se sospechó de un intento de suicidio ya que fuentes no oficiales del hospital romano Gemelli, donde estaba internado, argumentaron a la prensa italiana que había sido hospitalizado al haber ingerido medicamentos con alcohol.

Wesolowski no había aparecido en público desde la publicación en la prensa donde se le señalaba de haber tenido relaciones sexuales pagadas con menores en un barrio de Santo Domingo.

La Congregación para la Doctrina de la Fe lo juzgó y sancionó por estos actos en junio de 2014 y lo condenó a dejar los hábitos y volver al estado laico, la pena máxima para un prelado.

El papa Francisco también ordenó un juicio penal, una primicia en el Vaticano, por lo que Wesolowski fue detenido y puesto bajo arresto domiciliario en septiembre de 2014, a la espera de su juicio.