La Poesía Vista por el Arte es también improvisación

Este próximo 18 de febrero dentro de las cinco salas que abarcará el proyecto artístico de MILENIO, se incluye una serie de portadas del diario intervenidas.
Portada de MILENIO intervenida por el tapatío Mario Cinquemani
Portada de MILENIO intervenida por el tapatío Mario Cinquemani (Milenio)

Guadalajara

El lenguaje del arte se domina como un idioma que se despliega en cualquier momento y que permite la improvisación”, así se refiere Avelina Lésper a uno de los apartados del proyecto La Poesía Vista por el Arte que llegará el próximo mes de febrero a la ciudad de Guadalajara y se instalará en el Instituto Cultural Cabañas. Se trata de una serie de 34 portadas del diario MILENIO intervenidas por el mismo número de artistas plásticos que participaron en esta muestra.


En cinco salas que se destinarán en el inmueble patrimonial para la exhibición, el público podrá ver en una primera área las obras finales que los pintores y pintoras crearon a partir de un poema determinado. Pero en la última sección los visitantes podrán asomarse al momento más íntimo de su creación: la improvisación. Y es que la experta y curadora de arte visitó a cada artista en su taller donde sin mayor preámbulo, echando mano de los materiales en su posesión pusieron la marca identitaria de su inspiración en un tabloide de papel periódico.

En el texto de sala que se colocará en el museo, escrito por la editorialista, los visitantes podrán leer: “cada creador tiene sus propios códigos, es diferente al de otro artista, es lo que hace a la obra única. En estos periódicos intervenidos observamos cómo el artista se demuestra en un trazo”.  Lésper reconsidera el objetivo de este acto y subraya que es muy claro: dar a conocer la capacidad de creación artística que hay dentro del país en relación a las artes  plásticas, en la pintura, en el dibujo. 

“Que se den a conocer artistas muy jóvenes que no han tenido la exposición suficiente obviamente porque están comenzando sus carreras y también la revaloración de los que ya tienen más tiempo en la creación. Aquellos que tienen una trayectoria más larga pero que yo creo que es necesario volverlos a mirar con más atención para que estemos conscientes del valor que hay en la plástica mexicana”.


Las obras fueron plasmadas en una superficie de papel de 57.5 centímetros de altura por 44.5 y de ancho, impresa con una portada original del diario MILENIO y se utilizaron técnicas diversas; entre ellas: óleo, acrílico, grafito, carbón y varias más. El proceso de creación fue grabado en video y transmitido a través de la señal de MILENIO TV a ritmo semanal en el 2014. 

En esta ocasión MILENIO JALISCO adelanta dos de estas piezas que se integran a la colección de plástica mexicana, con la obra del tapatío Mario Cinquemani, artista que se formó junto con José Fors y Carlos Vargas. En su obra plasma el perfil de un hombre con rasgos ejecutivos que parece surgido entre tintes selváticos que le atraviesan el torso y su ropa pero rodean su cabeza y dejan libre su mirada.

Patrick Pattersson por el contrario con formación en xilografía y con mayor apego al grabado en metal utilizó colores brillantes, dejó intacto el encabezado del diario y convirtió el contenido en el paisaje dorado del vuelo de una golondrina azulada con elementos que atraen la idea de las ramas del árbol donde habita y una especie de flor fragmentada. 


En una tercera pieza que por el momento se deja a la imaginación del lector, Francisco Icaza el niño que comenzó a pintar en un refugio en Berlín durante la segunda Guerra Mundial; El artista, discípulo de Rufino Tamayo, prefirió intervenir las secciones y contenido de la página principal de MILENIO. En la tipografía central en el encabezado coloreó con verde y rojo en inferencia al símbolo patrio como marco de un rostro masculino mirando hacia abajo y posicionado de perfil. Un pájaro posa sobre su cabeza y tiene  sino barba, una suerte de bufanda que cubre su garganta.


La exposición La Poesía Vista por el Arte de MILENIO se  inaugura este 18 de febrero en cinco salas del Instituto Cultural Cabañas.