Pocas editoriales apoyan al género

Las industrias independiente y la respaldada por instituciones son de las pocas que dan impulso a este tipo de literatura.
Hace falta tomar propuestas extraliterarias, explicaron.
Hace falta tomar propuestas extraliterarias, explicaron. (Archivo)

Monterrey

La poesía es uno de los géneros presentes dentro de los catálogos de publicaciones en el amplio número de editoriales independientes existentes en la ciudad, aunque en menor medida.

El mundo editorial regido por el mercado géneros como la novela, y en recientes años el cuento, son los que predominan en los estantes de las librerías.

Aunque pareciera que la poesía es relegada, existen esfuerzos de las instituciones (la UANL y el Consejo para la Cultura y las Artes del estado) y de las editoriales independientes para dar espacio y que los poetas difundan su voz.

Desde la perspectiva del crítico literario Víctor Barrera Enderle el mercado internacional parece “homogeneizar” a la literatura, llenando los anaqueles y las ferias de libros “trabajan y distribuyen a los mismos autores”.

Una editorial independiente no se genera pensando en que sus libros llegarán a “ser best-sellers” pero sí aspira a que sean leídos, afirma el editor Carlos Gómez Hernández.

PROYECTOS

La ciudad cuenta con diversos proyectos para la edición de la poesía, generados por instituciones, pero principalmente por autores.

Algunas de ellas han optado por traducciones, como es el caso de Vaso Roto, dirigido por la poeta Jeannette Clariond, donde su catálogo se basa principalmente de autores extranjeros.

La recién creada editorial Atrasalante, generada por el poeta Iván Trejo, ha decidido seguir un poco el mismo sentido, aunque en su catálogo cuenta con la publicación de un autor de la localidad.

Que en la ciudad haya este tipo de esfuerzos implica una necesidad de difusión de la literatura local, pero además, sumar voces a un mercado “homogéneo”.

“La fuerza de las editoriales independientes surge a partir de la homogenización del mercado, las ferias del libro te distribuyen a los mismos autores y, en respuesta a eso, es que surgen estas otras opciones, y la poesía también experimenta con nuevos medios”, afirma Barrera Enderle.

El hecho de que circule poesía internacional gracias a las traducciones abona al ámbito poético de la ciudad, comenta Carlos Gómez, editor del sello independiente An.alfa.beta.

Y aunque pudiera pensarse que editar poesía es un ejercicio riesgoso, ahí están los 10 años de Vaso Roto como muestra.

“Hay público para todo, de una u otra forma los libros se mueven. Nosotros buscamos poner énfasis en la producción para que desde ahí se pueda sostener un producto que quizá no tenga un movimiento en el mercado tan ágil”, explica.

Lo cierto es que la publicación en internet y a través de redes sociales es activa, constante y una opción para los jóvenes creadores. Incluso hoy se celebran actos como los jams de creación literaria, donde la poesía se hace presente.

Sin embargo, la calidad de lo publicado en lo virtual hace debatir sobre los filtros o no que ofrece esta plataforma.

“En internet todo puede entrar, todo puede salir, entonces cómo se legitiman las propuestas, pues se hace a través de estrategias “extraliterarias” como premios o becas. Un tiempo se habló de blogs, ahora de los booktubers pero sigue siendo una herramienta donde lo importante debe ser el contenido”, indicó Barrera.