En abandono, la Plaza Hidalgo que costó 20 mdp

El sitio histórico presenta mosaicos rotos, la fuente y la iluminación a la escultura que hay no funcionan, a pesar de estar rodeada de hoteles importantes del centro de Monterrey.

Monterrey

La imagen de la Plaza Hidalgo hacia los turistas no es el óptimo. Mosaicos rotos o algunas piezas faltantes en la base del monumento, iluminación y la fuente que no funciona son las principales averías en este espacio, rodeada por algunos de los hoteles más importantes del centro.

El descuido a este histórico sitio no es nuevo, pues tiene desde finales del año pasado. Sin embargo, se trata de una plaza a la que se le invirtieron 20 millones de pesos en el 2011.

Dicha remodelación inició como parte de los festejos por el Bicentenario de la Independencia de México y el Centenario de la Revolución. En el sitio se colocó una placa conmemorativa, misma que está fracturada.

La Plaza Hidalgo es uno de los pocos espacios que conservan su traza original en el centro de Monterrey. Anteriormente conocida como la Plaza de la Carne, se tiene registro de este espacio desde mediados del año 1600.

Hace cuatro se celebró la "reinauguración" de la plaza bajo la administración del entonces alcalde de Monterrey, Fernando Larrazábal.

Con una inversión de 20 millones de pesos se cambió todo el piso, el cual se niveló con las calles de Corregidora hasta Hidalgo, Zaragoza y el corredor cultural de Morelos.

También se cambió el mobiliario, se instaló una fuente e iluminación, además de que se remplazaron losetas de mármol en el monumento dedicado a Miguel Hidalgo y Costilla, mismo que se restauró.

Hoy la imagen de la plaza es distinta: la plaza conmemorativa del 2010 está fracturada y sucia; las piezas de mármol en la base y pedestal del monumento están quebradas o son faltantes. La fuente y la iluminación propia a la escultura no funcionan.

A decir de locatarios y trabajadores de la zona, el mal estado de la plaza está presente desde finales del año pasado cuando se le dejó de dar mantenimiento.

La plaza es protegida y reconocida por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en el estado por ser la más antigua de la ciudad.