Planetarium Torreón avanza hacia su tercer año de vida

Eduardo Hernández dijo que para el año entrante, se realizará una producción más grande que Tochtli, la idea está y se trabajará con el Instituto Nacional de Antropología e Historia. 
Dos años de historias en el Planetarium de Torreón.
Dos años de historias en el Planetarium de Torreón. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

De la historia de un conejo lunar que cayó en Torreón contada a través de un cortometraje, a la remodelación total del centro cultural, el Planetarium Torreón avanza hacia su tercer año de vida de manera sobria, independiente y con más proyectos que se impulsan para lograr su permanencia en la región.

Ahora serán 60 documentales los que se presentarán y se aspira a que la producción hecha en Torreón que sea reconocida y se pueda distribuir en otras partes del mundo.

Como un ejemplo de disciplina y trabajo, este recinto cultural dedicado a la ciencia considera un crecimiento sustentable, que maneja como eje de sus actividades el pensar en la imaginación colectiva de niños y adultos que quizá, por primera vez, levantarán la mirada hacia el cielo para ser alumbrados no sólo por las estrellas y la formación de constelaciones, sino por el conocimiento que se aporta a su cultura, apagada por las luces de la ciudad.

EL CONEJO LUNAR QUE CAYÓ EN TORREÓN

"Tochtli es conejo en Náhuatl y lo seleccionamos en base a un scouting que hicimos. A los niños les preguntamos ¿Qué animal ves en el cielo?"

"Eso fue para un proyecto anterior y todos dijeron que veían un conejo en la luna porque es una de las leyendas aztecas más conocidas, yo creo que a todos nos enseñaron el cómo un conejo llegó a la luna", explicó Eduardo Hernández Carrillo, director del Planetarium Torreón.

El dios Quetzalcóatl bajó a la tierra convertido en un hombre diezmado por el tiempo. Lento y sólo, avanzó por el bosque hasta que la oscuridad comenzó a dibujar a la sombra.

Hambriento, vagaba por el bosque cuando de repente se encontró un conejo que le preguntó qué hacía.

El Dios transformado, le dijo que buscaba comida y al no encontrarla quizá moriría de hambre.

Tochtli le invitó entonces a comer zacate. Él le respondió que no le servía de alimento. El animal le dijo entonces a Quetzalcóatl, que a pesar de ser un simple conejo, lo tomará y lo comiera para no morir.

El dios agradecido y en recompensa a su sacrificio, lo tomó con sus manos y guardó su silueta dentro de la luna. Le dijo que así todos lo recordarían a pesar del paso del tiempo.

"La premisa de la película es que Tochtli está viendo hacia la tierra y ve que mucha gente está viendo hacia el espacio y están volteando".

"Entonces él regresa en un meteorito, cae en Torreón y el pequeño conejo es muy inquieto, quiere saber qué está pasando, por qué la gente voltea a ver el cielo y empieza a recorrer los centros de investigación.

"Va a Tonanzintla, ahí le platican que hay nuevos observatorios, viaja San Pedro Mártir, va al volcán Sierra Negra y ve el telescopio milimétrico que es una enorme antena y pregunta si esa es una antena para ver la tele".

"Tiene la personalidad de un niño de 9 años, pregunta, es muy inquisitivo, todo lo está cuestionando y lo que hace el conejo es regresar a Torreón".

"Platica con uno de los guías que le habla sobre la astronomía y entonces le pregunta cómo sabe tanto y le responde que en los museos y centros de ciencia se concentra la información y se comparte", precisó Eduardo Hernández.

Así en forma de dialéctica circular, en la película se le agradece a los niños su generosidad y su poder de cuestionar.

Tochtli descubre que en realidad hizo el trabajo de un científico, que es en origen el ser un niño que pregunta, indaga y se moviliza para disipar dudas y encontrar las respuestas.

La película, aunque se ha distribuido de forma gratuita en todos los planetarios del país, no se ha subido a la Internet porque requiere de un formato de reproducción para domo.

Al proyectarla en una pantalla cuadrada, sólo se ve un círculo y las personas no lo dimensionan ni se sienten parte de la película, que es la idea.

"A todos los grupos escolares lo estamos proyectando, tenemos tres meses, de febrero a la fecha y ha tenido buena aceptación porque habla de la astrología mexicana, los fines de semana comparte cartelera con Monstruos Marinos y a la gente le ha gustado".

"Es una película que la gente disfruta, pero los niños encuentran conceptos interesantes que muchas veces pasan desapercibidos, de ciencia común, por ejemplo cómo funciona la luz. El público objetivo son los niños, pero queremos que los adultos también lo puedan disfrutar".

Con apertura en el Planetarium de las 11 de la mañana y hasta las 8 de la noche, las primeras funciones se programan a las 12 y a la 1.

Luego otras continúan de las 3 y hasta las 7 de la tarde en funciones alternadas. Se pide a los visitantes tomar la precaución de contar con 3 horas para recorrer el observatorio, jugar con los interactivos e ir a las salas de exhibición.

Los costos de entrada son de 50 pesos adultos, 40 pesos niños y los grupos escolares de 35 pesos por niño.

Además el recinto mantiene en promoción un paquete familiar de 150 pesos 2 adultos y 2 niños.

El costo de entrada se mantiene desde que abrió el planetario que cumplirá en agosto 3 años y es el más barato, aunque es uno de los más tecnológicos en México.

La película se presentará en el Planetario de Hamburgo y esperan que a inicios del año 2017 se tengan algunas presentaciones de Tochtli en el marco del año dual de colaboración entre México-Alemania.

RENOVARSE EN LA CIENCIA

El Planetarium Torreón también considera la remodelación de sus instalaciones. Eduardo Hernández Carrillo precisó que se iniciaría el proceso en julio.

Sin embargo, ajustes en sus presupuestos, que no mantienen colaboración de los gobiernos municipal ni Estatal, obligaron a recorrer la agenda para los cambios hasta finales de año.

"Es una necesidad el volverlo un espacio más tecnológico, el adecuar algunas áreas, el hacer más actividades el fin de semana".

"La gente nos ha solicitado mucho las noches de observación y quieren venir a ver los planetas en las noches y vamos a tener que comentarlo con la administración del Bosque Urbano, que cierra a las diez".

"Probablemente tendrá que cerrar a las 1 en algunas fechas, una o dos veces al mes, porque a las nueve apenas está oscureciendo", dice el director.

¿Cuáles son las áreas que consideras estratégicas para la remodelación?

Vamos a cambiar las zonas de talleres, vamos a hacerlas más tecnológicas, jugarán con nuevas tecnologías para el aprendizaje de matemáticas, de ciencia básica y de lectura, son áreas que vamos a poner.

La exhibición de astronomía que tenemos se va a regalar a otro museo, ahorita estamos viendo quién se la va a quedar. La vamos a poner a consideración en la siguiente asamblea de la Asociación Mexicana de Planetarios a quien la necesite y por una decisión del consejo para ver a quien le hace más falta, quien tiene menos recursos y quien batalla más para tener una sala.

De esta manera la exposición del Micro al Macrocosmos, consistente en una colección de 18 meteoritos de varias partes del mundo, que permiten entender la formación del sistema solar, su tiempo y la evolución de la tierra, se pondrá a disposición.

"La luz por ejemplo, nos permite entender a qué distancia está una estrella, una galaxia, cómo está compuesta una nebulosa, entendemos eso si logramos abrir esa luz y sacar la huella digital que traen impresa".

"Esta exhibición que es astronomía pura, la vamos a quitar y vamos a poner una que se llama Misión Kepler", mencionó el director del Planetarium.

La Misión Kepler de la Nasa trabajó dos años monitoreando a las estrellas y detectó más de 2 mil 300 planetas orbitando otras.

Esa información, aunque disponible, no ha sido difundida para las masas y al Planetarium le interesa que se conozca.

"Decimos que el sistema solar tiene 8 planetas. Ahora sabemos que hay planetas en muchas más estrellas, echar a volar un poco más la imaginación de la gente, de cómo serían éstos planetas basándonos en la imaginación, es nuestro objetivo".

EXPANDIENDO EL UNIVERSO DE LA CIENCIA

Eduardo Hernández Carrillo no sólo es director del Planetarium Torreón sino presidente de la Asociación Mexicana de Planetarios.

Debido a su gran capacidad, sus proyectos se perciben ambiciosos. Para el año entrante aseveró, se realizará una producción más grande que Tochtli, la idea está encaminada y se trabajará con el Instituto Nacional de Antropología e Historia, presentando algunos sitios arqueológicos de México.

Este ejercicio constante ha dado frutos y lo que fueron proyectos propios del Planetarium ya se replican en el resto del país. Un ejemplo.

En el año 2013 inauguraron su camión llamado Expandiendo el Universo de la Ciencia. Éste ha viajado a algunas regiones del estado pero también a Zacatecas y Durango y estuvo en la Semana Nacional de Ciencia, en el Zócalo de la Ciudad de México.

"Ahorita hay cuatro clones. En las convocatorias se han ido solicitando más camiones de ciencia y el Conacyt ya nos pidió el modelo base para poder replicarlo. Antes se trabaja en base a tráilers pero nosotros hicimos un modelo compacto que permite movernos a sitios más intransitables.

"Si alguien pide un tráiler debe de cumplir estas características ya de un modelo más chiquito y eso es algo que nos tiene muy contentos; el que un proyecto de aquí se convierta en una estrategia o modelo".

¿Y hay derecho de autoría, alguna regalía?

La verdad es que nos da mucho gusto que una idea de aquí se difunda y ya para nosotros es la mejor regalía, que sea basado en un proyecto de comunicación de la ciencia que se llama "Expandiendo el Universo de la Ciencia", que es lo único que les pedimos, que las unidades digan que son parte de un proyecto basado en Expandiendo el Universo de la Ciencia, que es un proyecto del Planetarium Torreón.

REPRESENTANTES DE PLANETARIUM VIAJAN A EUROPA

Para promover la película "Tochtli, la aventura del conejo lunar" y a su vez realizar alianzas estratégicas con recintos de divulgación de ciencia y tecnología, representantes del Planetarium Torreón partieron el viernes pasado a una gira por diversos países europeos, donde someterán su primera producción de cine a concurso.

"En puerta tenemos la presentación en Europa de Tochtli, que es una producción que hicimos el año pasado con un fondo de Conacyt que se llama Proyectos de Comunicación, que a nivel nacional emite la convocatoria con una bolsa determinada y logramos que ya este año haya una categoría específica para películas en domo completo", indicó Hernández Carrillo.

De esta manera su equipo de colaboradores lo acompañarán a la República Checa al festival de Brno que se organiza cada dos años como parte de las actividades de la Asociación Internacional de Planetarios, donde se presentan las producciones del mundo.

Ahora serán 60 documentales los que se presentarán y se aspira a que la producción hecha en Torreón que sea reconocida y se pueda distribuir en otras partes del mundo.

"Tochtli es conejo en Náhuatl y lo seleccionamos en base a un scouting que hicimos. A los niños les preguntamos ¿Qué animal ves en el cielo?"

Posterior se movilizarán a un Congreso Internacional de Planetarios para buscar alianzas estratégicas. Así de la reunión a la que acudieron a China, se tuvo contacto con la directora del planetario de Buenos Aires, y para el año siguiente se firmará en Torreón el convenio de cola- boración con la Asociación de Planetarios de América del Sur y el de México.

Cabe Mencionar que si bien hubo intentos de películas en México, el Planetarium de Torreón fue el único recinto que presentó un filme completo siendo Tochtli un proyecto de comunicación de la ciencia, es decir, va más allá de la producción de una película y pretende en su producción el relacionar a los investigadores con los niños.

Eduardo Hernández Carrillo, explicó que mientras los científicos se esfuerzan porque sean conocidos sus proyectos para ser validados y tengan más presupuesto, los niños consideran que la astronomía sólo se realiza en la NASA. De ahí la importancia de relacionarlos y del compartir conocimiento para todos.