Plan B, teatro íntimo que promueve la colectividad

Alam Sarmiento y Enrique Esquivel, comenzaron la planeación en los meses de agosto y septiembre de 2014, pretendiendo con éxito realizar un ejercicio de resistencia.
Plan B, estudio y teatro inició como un ejercicio de de resistencia, ante la permisividad social y gubernamental.
Plan B, estudio y teatro inició como un ejercicio de de resistencia, ante la permisividad social y gubernamental. (Cortesía Plan B )

Torreón, Coahuila

La cercanía espacial para las presentaciones teatrales, son una opción que de a poco se ha globalizado, puesto que permite la intimidad y la comunicación directa entre el actor y el público.

En menos de dos meses de apertura, Plan B ha logrado mantener una oferta cultural rica, de puertas abiertas para los actores y sus compañías.

Alam Sarmiento desde las butacas de su Plan B, estudio y teatro, que en sociedad con Enrique Esquivel montó a pesar de los riesgos, explicó que pretenden el trabajo en colectividad.

En una región como la Laguna donde la permisividad social y gubernamental puso en riesgo de seguridad de la población, los teatreros pretendieron con éxito realizar un ejercicio de resistencia, sin pretensiones grandilocuentes de cambiar el mundo, basados únicamente en el hecho de su trabajo.

"Hay una frase que a mí me gusta mucho: 'Ahí donde está el peligro crece lo que nos salva', en un lugar tan complicado para la cultura, en un ambiente social tan complicado, en un clima tan agresivo y en una relación tan tensa, como la que había entre nosotros, con tanta escasez, no podía haber sino la posibilidad de algo que ahí mismo estuviera y que nos salvara", apuntó Sarmiento.

Y con precios accesibles en taquilla, el espectador puede disfrutar funciones donde la intensidad la dicta la actuación y la cercanía con el escenario, que permite literalmente escuchar y oler a los personajes a corta distancia.

"En el espacio institucional deben dar a veces el 50% de la ganancia y el 10% de impuesto y el grupo se viene quedando con nada".

"Tratamos de invertir la fórmula al no recuperar la inversión sino mantenerla estable. Lo que se pide es casi un donativo para el funcionamiento del lugar y el resto es a beneficio del grupo, para que haya una mayor inversión en sus producciones".

Alam Sarmiento explicó que de un afortunado y extraño encuentro con Enrique Esquivel que derivó en alianza, Plan B promueve ahora la formación de artistas a través de talleres y ensayos, pero también la de públicos con la conformación de un espacio que permite una experiencia cercana.

"Tal vez muchos jóvenes no conocen a Enrique Esquivel, pero es una de las personas que junto con Rogelio Luévanos, formaron una generación de teatro en los ochenta y noventa, muy importante".

"Por razones siempre peculiares, la gente se tiene que ir de Torreón para hacer teatro y de pronto, en mi caso, me voy a trabajar y a estudiar al DF".

"Me va muy bien pero después de una residencia artística en Calcuta, en India, me di cuenta de que mi deseo no era seguir fortaleciendo una manera de hacer las cosas centralizada", explicó.

Fue en los meses de agosto y septiembre de 2014 cuando comenzó la planeación y al arribar el año en curso definieron que el espacio debía ser con pocos espectadores y con una actividad teatral continua y cercana.

Y en ese contexto se comprometió a la sociedad, con una dinámica de donación de butacas a las que les fueron colocadas placas con los nombres de los inversores, reafirmando con ello que el espacio se construye en colectividad.

"Hay una ganancia que estabiliza el funcionamiento de Plan B, y para los actores y sus compañías, haciendo ya no una presentación sino una temporada".

Plan B fue inaugurado con la obra de teatro Luz de Gas, de Patrick Hamilton, misma que dirigió Enrique Esquivel y que se mantuvo con 20 funciones continuas, situación inédita en la región.

Ahora como un plan C éstos jóvenes proyectan la formación de una escuela donde los grupos teatrales puedan ensayar, evitando así la migración de talentos.

"Necesitamos descubrir que tenemos hambre de colectividad. Volver a un contacto simple y cercano".

"Hay que meterse en problemas de los buenos, en el problema de no quedarse en una zona de confort. Una lección es que hay mucho talento que necesita constancia y preparación.

"Si trabajamos en esta línea cada vez será menos necesario que la gente se tenga que ir de la región porque es bueno conocer mundo pero luego se queda solo el lugar de donde es uno", concluyó el actor.