Pintan en Pachuca el mural más grande de México

Son utilizadas como gran lienzo 209 casas de la colonia Palmitas, en la capital de Hidalgo; la obra será de 20 mil metros cuadrados.
Bajo la dirección del Colectivo Germen, el mural será concluido en dos meses y medio con el apoyo de la compañía Comex.
Bajo la dirección del Colectivo Germen, el mural será concluido en dos meses y medio con el apoyo de la compañía Comex. (Octavio Hoyos)

Pachuca

La colonia Palmitas, enclavada en uno de los cerros de Pachuca, ubicada en un entorno gris en el que escasea la esperanza, está siendo transformada en un gran arcoíris. ¿Cómo? Gracias a la intervención artística que ha utilizado como gran lienzo las 209 casas de la comunidad, cuyo resultado será un impresionante macromural.

Se trata de uno de los proyectos artísticos más ambiciosos del país, que es realizado en una colonia popular de la capital de Hidalgo: el mural más grande de México, que contará con 20 mil metros cuadrados. En su elaboración participa la comunidad bajo la dirección del Colectivo Germen (CG).

Una explosión de color envuelve ya a la comunidad de Palmitas, catalogada por la Subsecretaría de Prevención del Delito y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación como uno de los sitios afectados por la inseguridad y las conductas antisociales.

Con ese antecedente, el Ayuntamiento de Pachuca de Soto lanzó la iniciativa artística del macromural, encabezada por el CG, con la que se busca beneficiar a la sociedad y a los jóvenes que son víctimas de la violencia, pero también a quienes la perpetran.

El proyecto del Macromural Palmitas, asegura Enrique Gómez, Mibe —artista y representante del CG, quien está al frente de este singular esfuerzo—, ha demostrado que la cultura es una herramienta de transformación del tejido social y de consolidación de la identidad.

“Eran familias que habían estado en constante conflicto desde hacía más de 10 años. Incluso hubo pérdidas humanas como resultado de los conflictos que aquí se vivieron”, indica el artista.

Durante el paseo por los callejones y escaleras de Palmitas, Mibe sostiene que, a través de esta estrategia artística de refuncionalización del espacio público, han utilizado la fuerza del color para una transformación dinámica  de la sociedad.

“En esta colonia, fundada hace 45 años, tenemos a familias de bajos recursos, que cada día luchan por una vivienda digna. Gracias al proyecto de este macromural, desde hace siete meses se ha erradicado la violencia entre los jóvenes. Las dos pandillas que tenían problemas desde hacía años y conflictos muy pesados, ahora trabajan juntos en un mismo equipo, tolerándose, respetándose y sin ningún conflicto”.

Para Mibe, lograr que la comunidad participe en esta propuesta estética ha sido un acierto que demuestra que el arte es un derecho, no un souvenir.

Colores para una historia

El macromural de la colonia Palmitas es, a decir de Mibe, un prisma de color: “Los colores arden por todos lados: tenemos el rojo, de la sangre; el azul, del cielo o el tono de la ropa de los niños; está el violeta, de los zapatos de la señora, y así podría ir identificando a cada uno de los 180 tonos que estamos utilizando en este mural”.

Gómez explica que los colores se han seleccionado a partir del  diagnóstico del color que hicieron en el cerro de Palmitas: “Cada color tiene relación con el alma de las personas: es el color del aire y del alma de las personas”.

La construcción estética del macromural será guiada por la representación de la historia de Palmitas, detalla.

“Estamos haciendo una serie de investigaciones, a través de la historia oral, para descifrar cuáles son los gustos, así como los sucesos importantes en este lugar, las cosas que han marcado la vida de la gente, ya que es una colonia de mucha lucha, con 45 años de vida. El boceto se irá construyendo conforme avancemos y conozcamos los momentos clave”.

La que sí tienen avanzada es la imagen general de la composición, debido a que el concepto general del mural aspira a ilustrar a La Bella Airosa: el color del aire y de la vida.

“¿Qué color tiene el aire? Es como nosotros lo vemos en el cerro: multicolor. Cada alma tiene un color y tratamos de mostrarlo aquí, porque está en el aliento de todas las personas que viven allí”.

Entre los caminos principales de la colonia se pintarán esos murales que contarán la historia de Palmitas, pero, sobre todo, su presente, que está encabezado por los niños. “Lo que tenemos en Palmitas es un muralismo diferente”, capaz de incidir en la sociedad para lograr la reintegración social, asegura Roberto Robles, vecino y participante del macromural.

“Antes había dos bandas que se peleaban cada ocho días; ahora hasta han llegado a estar juntas en el mismo lugar, y nadie se dice nada. Me han sorprendido porque cuando platico con ellas su actitud ha cambiado: hasta han llegado a jugar partidos de futbol”, refiere Robles.

La señora María Florencia Escobedo Salazar, vecina con 35 años de residencia en Palmitas, se muestra complacida con los primeros resultados del macromural.

“Nos dijeron que la idea era plasmar La Bella Airosa, y sí, a lo lejos los colores que hasta ahora han utilizado para pintar algunas casas se ven como olas de aire, por decirlo así. Ya se empieza a ver lo que están haciendo, y sí se ve muy bonito”.

Este magno mural será concluido en dos meses y medio con el apoyo de la compañía Comex, empresa que está facilitando un abanico de 135 colores de su paleta.