Premiarán en España a arqueóloga mexicana

Pilar Luna Erreguerena será galardonada con el Premio a la Investigación que otorga la Sociedad Geográfica Española por considerarla un referente mundial en la arqueología acuática. 

Ciudad de México

Es una leyenda. Se ha erigido como defensora del patrimonio paleontológico, arqueológico, histórico e industrial, que está sumergido entre los más de 11 mil kilómetros de litoral y las 200 millas náuticas de aguas mexicanas.

Es la pionera en México en el desarrollo de la arqueología subacuática, se trata de Pilar Luna Erreguerena, la arqueóloga que ha formado parte de expediciones nacionales e internacionales y contribuido al desarrollo de la arqueología acuática mundial.

Desde hace casi 40 años Luna Erreguerena ha dedicado su vida a la protección y salvaguarda del patrimonio cultural subacuático, enfrentándose incluso a los cazadores de tesoros y por esta labor la Sociedad Geográfica Española (SGE) le otorgará el "Premio a la Investigación 2015", el próximo 1 de marzo, en el Auditorio de la Mutua, en Madrid, España.

El organismo fundado en 1977 y que tiene como objetivo recuperar la historia de la exploración y descubrimientos españoles en el mundo, eligió a Luna Erreguerena para otorgarle el galardón por ser un referente mundial, "una leyenda en el ámbito hispánico de esta disciplina".

A un día de partir a España para recibir el premio, la arqueóloga se muestra satisfecha de ser la primera latinoamericana y la segunda mujer en recibir estaa distinción, pero asegura que los premios son "algo circunstancial".

En conferencia de prensa, Luna Erreguerena dijo que apenas hay 20 arqueólogos subacuáticos laborando en México, por lo que no hay manera de vigilar el territorio acuático que es mucho mayor al terrestre.

Aprovechó para hablar de la labor de sus colegas, quienes, a pesar de los recortes presupuestales, lograron firmar un contrato para continuar con su labor de muchos años.

"En el INAH solo hay dos investigadores de base. El recorte lo tomaremos como un reto, buscaremos convenios nacionales e internacionales y demostraremos con ingenio, que sí se puede hacer más con menos".

Espera nunca se dé un permiso a un cazador de tesoros

Con la autoridad que le da su trayectoria, Pilar Luna Erreguerena, quien es subdirectora de Arqueología Subacuática del INAH, habló del panorama de esta disciplina, la cual no tiene un grado en México, así que los expertos que existen se ha ido formado a través de cursos.

Habló también sobre los saqueos, las leyes y a las presiones de los llamados cazadores de tesoros que andan en busca de los navíos sumergidos.

"Para poder obtener el permiso para explorar esos barcos sumergidos siempre hay mexicanos y extranjeros, hoy en día la compañía más complicada es Odyssey Marine Exploration, pero no ha sido la única, también en los ochenta tuvimos otra que nos dio mucha guerra", dijo.

La experta diijo que el barco más codiciado es Nuestra Señora del Juncal, "me enteré de su existencia por la presión de los cazatesoros, que era un barco insignia de la flota que zarpó de Cádiz en 1630 y en el tornaviaje en octubre de 1631, se hundió".

Ese tipo de solicitudes se han parado a través del Consejo de Arqueología, un cuerpo colegiado del INAH, el cual ha tenido la fuerza y las herramientas para demostrar que los proyectos presentados no son de investigación

"Espero que nunca se dé un permiso a un cazatesoros, porque es un patrimonio de México, de la humanidad y nos toca el reto de preservarlo, conocerlo y cuidarlo. México firmó un el Acuerdo de Entendimiento con España para continuar la investigación sobre este navío", detalló.

Afirmó que el universo a preservar es inmenso, pero en su inventario de patrimonio sumergido apenas tiene identificados 400 sitios.

La arqueóloga próxima a ser galardonada está a punto de cumplir su sueño: crear el primer museo subacuático, en las costas de Campeche, donde se recreará el hundimiento de un navío.

Ser profesional

Al frente del descubrimiento de Naia, la osamenta de una adolescente que ha resultado ser la más antigua del continente, con alrededor de 13 mil años, Luna Erreguerena reconoce que para ella no ha sido sencillo ser mujer en esta sociedad.

"En mi caso ha sido difícil porque soy pionera de la arqueología subacuática, me ha tocado estar en lugares donde la mujer no es muy bien vista. En 1979 estuve al frente de una expedición y el capitán del barco no le hizo gracia que tuviera que tratar con una mujer, pero al final del viaje me ofreció una disculpa", contó.

"Sí ha sido complicado ser mujer, pero creo que hay un elemento fundamental para salir adelante: ser profesional, eso me ha funcionado porque me han tratado con respeto", señaló.

Luna Erreguerena recordó sus orígenes cuando era estudiante y le interesó la arqueología.

Contó que día se preguntó cómo se llamaría esa materia que tendría que preservar la gran historia perdida entre los mares, llegó a la biblioteca, se fue al fichero y ahí encontró con un tesoro, el único libro que hacía referencia a la arqueología subacuática escrito por George F. Bass, en ese momento, 1972, descubrió la disciplina a la que quería dedicarse toda su vida.