Piezas no deben pasar a segundo plano: curador

Monterrey ha tenido experiencias donde el uso de aplicaciones y redes sociales obligan al espectador a interactuar con el contenido.
Actualmente “El reino de las formas”, grandes maestros en el Museo del Noreste y “Watch me move” en Marco ofrecen contenidos adicionales para los visitantes a través de sus dispositivos móviles.
Actualmente “El reino de las formas”, grandes maestros en el Museo del Noreste y “Watch me move” en Marco ofrecen contenidos adicionales para los visitantes a través de sus dispositivos móviles. (Gustavo Mendoza Lemus)

Monterrey

La tecnología aplicada a los museos es una herramienta a explorar que no deberá ser distractora, pues en una curaduría lo principal siempre serán las piezas, afirmó el museógrafo Sergio Rodríguez Villarreal.

Lo cierto es que no todas las colecciones pueden necesitar de aplicaciones (App) para ser disfrutadas.

Monterrey ha tenido experiencias donde el uso de aplicaciones y redes sociales obligan al espectador a interactuar con el contenido.

Un ejemplo fue la muestra Pantalla global, donde en las salas de la Fototeca o a través de una plataforma virtual, el público podría colaborar e interactuar con el contenido de la muestra.

“No creo que estemos muy lejos para que aquí estemos inmersos en esa dinámica. Hay avances y tecnologías que se aplican en México, el problema es que mucho de esto depende de los recursos”, refiere Sergio Rodríguez, museógrafo regiomontano con más de 150 montajes en su trayectoria.

El tema es complejo. El museo tienen que invertir en programadores, diseñadores, investigar si los derechos de las piezas permiten su exhibición para internet y verificar la red en cada una de las salas.

El reino de las formas. Grandes maestros actualmente en exhibición en el Museo del Noreste (Mune) permite la interacción a través de teléfonos inteligentes, con la aplicación Realidad Aumentada.

Con esta tecnología el usuario puede situar su celular o tableta frente a una pintura y obtener información sobre la obra y el autor.

En opinión de Rodríguez, la tecnología debe ser una herramienta y no un distractor del disfrute personal ante el objeto de arte.

“De pronto te encuentras con exposiciones donde la pieza pasa a un segundo plano porque hay una parafernalia alrededor de ella. Es importante no llegar a eso...”.

¿ALEJARSE DEL MUSEO?

Hoy en día no hace falta viajar para recorrer los principales museos del mundo. Espacios como el Louvre (París), el de Arte Metropolitano (Nueva York), entre  otros ya cuentan con recorridos virtuales.

Esto podría significar que las personas eviten visitar los centros culturales y prefieran hacerlo desde su hogar, aunque esto parece remoto.

“Creo que nunca se va comparar a la emoción de estar frente a la pieza, o de apreciar en real a las grandes piezas que desde niño veías en enciclopedias o en libros”.