Homenajean a Picasso en La Malagueta

La plaza de toros, cercana a la casa natal del pintor español, fue adornada con toreografías,  que es como se denomina a los trazos con las muletas impregnadas en pintura sobre las tablas.

Málaga

La plaza de toros de La Malagueta, próxima a la casa natal de Picasso en Málaga (sur), ahonda en la estrecha relación del artista con la tauromaquia al vestir las puertas de acceso al ruedo con la intensa mirada del genio y convertir los burladeros en un teatro de minotauros.

La Corrida Picassiana, que Málaga celebra para promocionar la imagen de la ciudad andaluza vinculada al famoso pintor malagueño, ha transformado las tradicionales barreras color sangre del coso en toreografías, que es como se denomina a los trazos con las muletas impregnadas en pintura sobre las tablas.

El resultado, fruto de seis meses de trabajo y una noche de montaje con la participación de treinta personas, sorprende, explicó a Efe su autor, el artista francés Laurent Pallatier 'Loren', que está afincado en Benalmádena (Málaga).

Los diestros Salvador Vega y Javier Conde se implicaron en este proyecto, al pintar las tablas con muletazos siguiendo las instrucciones de Loren, aunque en la corrida no tuvieron ayer actuaciones muy afortunadas, mientras que Saúl Jiménez Fortes, que le ayudó a montar, dio una vuelta al ruedo.

Del proyecto, que rememora la época azul de Picasso, destacan las cinco puertas dobles que muestran la profunda mirada del artista en distintas edades, una imagen "reconocible, con tanta fuerza", que se acrecienta con el contraste del blanco y negro, indica.

Loren, de 53 años, reside desde hace 32 años en Andalucía, primero en Sevilla y en los últimos tres años en Málaga, por lo que cree que ha hecho "el camino inverso a Picasso más o menos".

Este torero frustrado, que coincidió en la Escuela Taurina de Madrid en 1979 con José Cubero "Yiyo" y abandonó su sueño tras "unas pocas novilladas sin picadores" para dedicarse a la profesión de su abuelo, confiesa que se quedó con las ganas de haber teñido el ruedo de azul en la V Corrida Picassiana.

Anteriormente no había participado en homenajes a Picasso, solo en dos corridas goyescas celebradas en Arles (Francia) y Cáceres (España), por lo que esta oportunidad le pareció interesante como "impulso a nuevos creadores" y una forma de sorprender en la escenografía.

A raíz del "entusiasmo" que le trasladó el público, para el próximo año ya planea dedicar la Corrida Picassiana al periodo rosa de Picasso y pintar el ruedo de naranja.

La empresa que gestiona la plaza se quedó 130 cuadros, mientras que el artista decidió conservar aquellos en los que aparece la mirada de Picasso y los minotauros.

Aunque Loren desvela el precio que desembolsó el empresario que gestiona La Malagueta por su trabajo, precisa que "no ha sido una barbaridad", nada que ver con el coste que alcanzan las obras del genial pintor.