Con Picasso y Doisneau reactivan relaciones culturales

Rafael Tovar y de Teresa y Aurélie Filippetti, titulares de Cultura de ambos países, inauguraron anoche dos exposiciones con más de 350 fotografías.
Los funcionarios, acompañados por Salma Hayek, durante la apertura de las muestras.
Los funcionarios, acompañados por Salma Hayek, durante la apertura de las muestras. (Omar Meneses)

México

Conocer al pintor Pablo Picasso en la intimidad, a través de la mirada del fotógrafo David Douglas Duncan, quien lo capturó en su tina de baño, y descubrir la verdadera historia de la famosa fotografía Le Baiser de l'Hotel de Ville (El beso), de Robert Doisneau, es parte de lo que el público puede apreciar en las exposiciones dedicadas a estos dos personajes en el Palacio de Bellas Artes.

Las exhibiciones Picasso revelado por David Douglas Duncan y La belleza de los cotidiano fueron inauguradas anoche por Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), y por la ministra de Cultura de Francia, Aurélie Filippetti, con motivo de la conmemoración del 50 aniversario de la visita de Estado del presidente francés Charles de Gaulle a México.

Tovar y de Teresa dijo que era muy honroso recibir estas dos notables exposiciones en el Palacio de Bellas Artes, en el marco de la visita de Estado del presidente francés, Francois Gérard George Hollande, al tiempo que expresó su deseo por retomar la activa relación centenaria que se dio entre Francia y México inmediatamente después de la Independencia.

Antes de cortar el listón inaugural y saludar a la actriz Salma Hayek, el titular del Conaculta expresó que "la primera muestra tiene una característica muy notable: es una exposición donde el fotógrafo Duncan recogió, durante 17 años, la vida cotidiana de Picasso, en la última etapa de su vida, y donde podemos conocer ese don único que tenía para convertir todo lo que tocaba en arte.

"La segunda muestra, conformada por 79 fotografías, está dedicada a Robert Doisneau, uno de los fotógrafos más interesantes del siglo XX, un hombre que dejó retratada la imagen del París, de Francia desde los años treinta a los sesenta y que, gracias a la colaboración de su hija, hoy la podemos gozar".

La ministra francesa de Cultura, Aurélie Filippetti, felicitó a Tovar y de Teresa por montar estas dos magníficas exposiciones precisamente durante la visita de Estado del presidente galo. Dijo que ambos artistas, que han atravesado un siglo, ahora nos unen. "Por un lado tenemos este universo de la Costa Azul, el de la Californie, ubicada al sur de Francia, este mundo mágico donde Pablo Picasso se refugió al final de su vida, y que podemos descubrir a través de las apasionadas fotografías de David Duncan", expresó.

Filippetti se refirió a Doisneau como "el más grande fotógrafo de Francia, pero sobre todo de París, del París de después de la Guerra", e hizo énfasis en la imagen de Le Baiser de l' Hotel de Ville, que capta de manera inmortal en una fotografía.

Sin embargo, esta velada quiso "ponerla bajo la tutela de Octavio Paz, este intelectual inflexible, poeta inspirado que nos decía: 'Toda cultura debe nacer de la mezcla, del encuentro, de los choques', y por eso les propongo que este velada, que es emblemática de la proximidad cultural entre nuestros dos países, esté bajo la tutela vigilante de este espíritu universal".

Ansari Stephanie, curadora de la exposición sobre Picasso, integrada por más de 280 obras, dijo que se trata de presentar a Picasso en la intimidad y cómo era realmente; el resultado es un testimonio único para la historia del arte, ya que las fotos tomadas por Duncan muestran el proceso creativo del pintor. "El público lo puede ver en calzoncillos pintando, sentado frente a su obra, o jugando con sus hijos y con famosos actores".

Las dos exposiciones se podrán visitar en el Palacio de Bellas Artes hasta el 29 de junio, de martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas.

Foto inmortal

Francine Deroudille, hija del fotógrafo Robert Doisneau, contó frente a la cámara de MILENIO la anécdota detrás de la fotografía de Le Baiser de l' Hotel de Ville (El beso), que su padre tomó en 1950.

"Esta fotografía en realidad fue una imagen por encargo para un fotorreportaje para la revista Life en los años cincuenta, que querían retratar precisamente el tema de los enamorados en París. A raíz de que no se podría retratar a parejas de enamorados, él recurrió a un amigo actor y comediante. Lo invitó y le dijo: 'Vamos a pasar un día para tomar esas fotografías'".

Al lado de la famosa fotografía, que es una de las imágenes más reproducidas en el mundo, aclaró que "no es una imagen posada porque era una verdadera pareja de actores, y no los colocó exactamente delante del hotel de Ville, que es el Ayuntamiento de París; más bien hicieron un paseo por toda la ciudad y esa imagen resultó la elegida de dicho recorrido".

Emocionada, confesó que justo por esa foto, ella está ahora en México: "A pesar de ser una imagen montada tiene mucha naturalidad, y esa naturalidad ha sido descubierta por los espectadores, quienes se han apropiado de esta imagen que representa el amor y la libertad".