"Philae" logró enviar datos a la Tierra antes de apagarse

Desde que descendió sobre el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, a 500 millones de kilómetros de la Tierra, el módulo realizó una serie de estudios científicos y envió una gran cantidad de fotos ...
La luz solar no llega al lugar donde se encuentra el robot.
La luz solar no llega al lugar donde se encuentra el robot. (AFP)

Berlín

El robot Philae completó su misión primaria de explorar la superficie del cometa y enviar la información antes de que se agotaran las baterías y se apagara, informó la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés).

“Todos nuestros instrumentos funcionaron y ahora es el momento de analizar qué tenemos”, dijo el director de la sonda Stephan Ulamer en el blog de la ESA.

Desde que descendió sobre el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, a 500 millones de kilómetros de la Tierra, el módulo realizó una serie de estudios científicos y envió una gran cantidad de fotos e información.

El viernes, Philae fue elevado cuatro centímetros para sacarlo de la sombra y permitir que los paneles solares recarguen la batería. El vocero de la ESA, Bernard von Weyhe, confesó que la operación fue difícil, pues no estaban seguros si los paneles habían salido de la sombra.

Aunque se recarguen las baterías, las próximas señales pueden demorar semanas o meses.

El centro de control de la misión en Darmstadt, Alemania, recibió las últimas señales de Philae ayer. Antes de que desapareciera la señal, el módulo envió todos los datos de sus estudios en la superficie del cometa, lo cual significa que realizó las operaciones previstas.

Paolo Ferri, jefe de operaciones de la misión de la ESA, dijo que la nave Rosetta no había recibió más la señal de Philae.

“No sabemos si volverá a haber carga suficiente para operar el módulo (...) Es altamente improbable que restablezcamos la comunicación”, dijo Ferri.

Ahora los científicos evaluarán los datos y determinarán si los experimentos tuvieron éxito sobre una operación compleja en que se ordenó al módulo abrir un hoyo de 25 centímetros y extraer una muestra para su análisis.

“Se realizó la operación y se enviaron los datos, pero no sabemos si tuvo éxito, ni siquiera si el taladro tocó el suelo”.

El material bajo la superficie del cometa casi no ha cambiado en 4 mil 500 millones de años, de manera que las muestras serían una cápsula del tiempo cósmica que los científicos ansían estudiar.

Philae envió imágenes de la superficie del cometa que muestran que está cubierta por polvo y escombros de tamaños entre milimétricos y métricos, en tanto “las imágenes panorámicas muestran muros con capas de material más duro”, dijo Ferri .