Petros Márkaris retrata la crisis económica griega

Su novela, editada por Tusquets, muestra las protestas, algunas iniciativas solidarias y el incremento de los ataques de los neonazis.
El escritor Petros Márkaris, retrata con crudeza la crisis económica griega en la última entrega de su serie negra de Kostas Jaritos, Pan, educación, libertad.
El escritor Petros Márkaris, retrata con crudeza la crisis económica griega en la última entrega de su serie negra de Kostas Jaritos, Pan, educación, libertad. (EFE)

Barcelona

El escritor Petros Márkaris, que retrata con crudeza la crisis económica griega en la última entrega de su serie negra de Kostas Jaritos, Pan, educación, libertad, considera que Europa no funcionará como una auténtica federación si todos los países deben esperar “a ver qué decide” Alemania.

“La cuestión no es la vuelta a la peseta, al dracma o seguir con el euro, el problema es que Europa se está rompiendo a trozos porque se está llevando a cabo una política errónea”, comenta Márkaris y añade: “Somos 16 países sentados a ver qué decide el gobierno de Alemania y con este tipo de arreglo una federación no puede sobrevivir”.

En Pan, educación, libertad (Tusquets, 2013), Márkaris sitúa la trama en un futuro inminente, en 2014, con una Grecia en quiebra, que regresa al dracma, y una España que vuelve a la peseta, y en ese contexto el comisario Kostas Jaritos y su familia deben apretarse el cinturón, pues durante tres meses no va a cobrar su nómina.

Las protestas, algunas iniciativas solidarias y el incremento de los ataques de los neonazis planean en una trama en la que Jaritos debe investigar el asesinato de un rico contratista de obras, un hombre ya maduro que perteneció a la denominada “generación de la Politécnica”.

“Grecia asiste a la gran decepción por esa generación de la Politécnica, la que resistió a la dictadura militar, que cuando tomó las riendas del dominio público se aprovechó y se benefició de aquella resistencia a la dictadura y se aprovecharon del sector político, del sindical y del universitario”, lamenta.

En la novela que ayer presentó en Barcelona, Márkaris señala: “Los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 fueron el comienzo del desastre, algo que ya dije entonces, porque me pareció un proyecto totalmente megalómano financiado por unos créditos colosales que aún hoy pagamos y que nos hizo perder el contacto con la realidad”.

Aunque inicialmente, Pan, educación, libertad debía cerrar la “Trilogía de la Crisis”, Márkaris anuncia que extenderá ese trío de novelas a una tetralogía con un nuevo libro-epílogo, Créditos cinematográficos, un título con un claro significado: “Saldrán todos los nombres que han participado en la película de la crisis”.

“En esta cuarta novela —explicó—, tendrá un protagonismo especial el partido neonazi Aurora Dorada”. Aunque siempre se ha dicho que la novela negra es el mejor género para hablar del presente, Márkaris confiesa que se siente “agotado” con la trilogía de la crisis: “No ha sido un ejercicio de imaginación, sino que simplemente he tenido que observar y ver”.

“Nuestra generación no tenía dinero ni para dar a los niños. Y lo más duro es que estamos volviendo a esa realidad”, ha señalado.

A pesar de que los principales responsables de Aurora Dorada están encarcelados o imputados —“como partido están acabados”—, Márkaris cree que “el problema radica en qué harán los votantes en las próximas elecciones, pues una encuesta de hace dos días daba 9% a los neonazis, y eso es un problema gravísimo”.

Márkaris echa en falta la existencia de un partido de centro que ocupe un espacio, hoy yermo, entre las derechas y las izquierdas.

“Nos hemos olvidado de derechas y izquierdas y simplemente hablamos de partidos pro y contra memorándum —a favor y en contra de permanecer en la UE— y eso permite que en ambos bandos puedan trabajar juntos partidos de derecha y de izquierda, algo enfermizo”, considera.

El autor de Noticias de la noche desconfía del grupo opositor de izquierdas griego Syriza, “un partido ambiguo, desorientado y lleno de contradicciones internas”.