Pésame al Circo Partido Verde

Qué vas a saber tú quién era Ramón Gómez de la Serna, si tampoco sabes que te has convertido en protagonista de la novela "Rebelión en la granja", de George Orwell.
Partido Verde... lograste joder al circo.
Partido Verde... lograste joder al circo. (Nelly Salas)

México

Estimado Partido Verde: sabemos que tu triunfo legislativo en la prohibición de animales en el circo ha sido uno de tus estandartes y un orgullo sin igual. Lograste la quiebra de esos desgraciados y malvados empresarios que, aseguraste mil y una veces, maltrataban de manera brutal a sus animales. Pobrecitos tigres, elefantes, camellos, cebras, boas y demás. Deberían reintegrarse a la vida silvestre, carajo. Pero, chin, no contaban con que la mayoría de ellos ya nacieron en cautiverio y eso no es posible. Pobrecitos animales que tooooodos los circos maltrataban. Porque eso nos dijiste, querido Partido Verde. Pero tú siéntete orgulloso de estar asfixiando incluso al circo que era un orgullo para México, el Atayde, con 130 años de historia, lo cual lo hacía el más longevo del mundo. ¡Lo lograste! Y vas por buen camino con tantos otros, dejando en el desempleo a cientos de trabajadores que ya no tienen oficio que ejercer. ¡Qué bueno, se lo merecen! ¿Te acuerdas cómo hacían saltar a las pobres cebras? ¿Para qué querríamos hoy ver a Ramón Gómez de la Serna montado en un elefante en un circo en París mientras recita sus greguerías?

Pero qué vas a saber tú quién era Gómez de la Serna, si tampoco sabes que te has convertido en protagonista de la novela Rebelión en la granja, de George Orwell. No te preocupes, Partido Verde, sé que no la has leído pero de alguna manera me recuerdas al personaje de Napoleón, un cerdo que deviene en dictador y martiriza a los animales después de haber participado en una revuelta libertaria para que se sacudieran el yugo humano. No te ofendas, lo de cerdo no viene a cuento por cómo los chamaquean mientras se untan billetes por los hocicos. No. Si lo saco a colación es porque los más de cuatro mil animales que juraste defender, que pertenecían a los circos de este país, ahora sí están siendo maltratados y han comenzado a morir impunemente porque tú, Partido Verde, te empeñaste enarbolar una bandera no del todo cierta. Y ganaste. Y lograste joder al circo. Pero ahora los animales mueren, y nadie los quiere y nadie sabe qué hacer con ellos. ¿Dónde estás ahora, Partido Verde, además de hinchándote de dinero?

¡Oh, Partido Verde, ¿por qué los has desamparado?! Abandonaste a los tigres que brincaban a través de aros en llamas y eran amados por la mayoría de sus entrenadores. Los dromedarios te valieron madres. Los osos bailarines se quedaron sin patín del diablo. ¡Te importaba tu triunfito mediático y no el bienestar de los animalitos, pinche Partido Verde, hijo de puta!