Pensé que El Colegio Nacional estaba en otra galaxia, asegura Javier Garciadiego

El historiador propone un seminario sobre “el famoso millón de muertos de la Revolución”.
El historiador mexicano.
El historiador mexicano. (Octavio Hoyos)

México

El historiador Javier Garciadiego Dantan (Ciudad de México, 1951) solía ser uno de los asistentes asiduos a las actividades de El Colegio Nacional, desde días que ya no le llegan a la memoria, pero nunca pensó que podía llegar a ser uno de sus miembros: "No me atrevía a soñarlo, como que estaba en otra galaxia", confiesa en la biblioteca de la institución, a unas horas de ofrecer su lección inaugural, mañana a las 19:00.

"Cuando me dijeron que algunos integrantes me querían proponer, no salía de mi asombro, y cuando supe que el resultado de mi selección ante todos los miembros había sido positivo, pasé del asombro al azoro", cuenta el especialista, cuya intervención versará en torno al Congreso Constituyente de 1916, la cual será contestada por el jurista José Ramón Cossío.

"En mi discurso voy a mencionar a historiadores que me antecedieron en El Colegio Nacional, como Daniel Cosío Villegas, Luis González o Silvio Zavala, pero hay que recordar que hoy se cuenta con dos historiadores vivos: Miguel León-Portilla y Enrique Krauze".

Su interés como miembro de El Colegio Nacional es continuar sus reflexiones acerca de la historia de la Revolución y de la posrevolución, bajo la perspectiva de que la primera no solo fue un movimiento de protagonistas con mentalidad radical sino también hubo creadores de instituciones, sobre todo políticas.

"Hay que pensar que fue la Revolución mexicana la que nos dio la Constitución del 17, que a partir de esos años violentos decidimos establecer un gran pacto y tener una vida pacífica, en un constante proceso de democratización, no concluido ni remotamente, y de mayor justicia social. Esos elementos los da la Constitución, es cosa que los apliquemos adecuadamente", dice Garciadiego.

Nuevos medios

Garciadiego, maestro en Historia por la Universidad de Chicago y con doctorados en esa misma institución y en El Colegio de México, también es miembro de la Academia Mexicana de la Historia y de la Academia Mexicana de la Lengua.

El historiador ya tiene contemplada su participación en el programa de actividades de El Colegio Nacional, donde sus integrantes deben a contribuir en los seminarios interdisciplinarios que se organizan anualmente y a dar 10 conferencias, u organizar un pequeño coloquio o seminario con otros ponentes.

"El seminario multidisciplinario de este año va a ser sobre la muerte y ya propuse hablar del famoso millón de muertos de la Revolución, y ver si realmente fueron tantos y, en todo caso, desagregar esa cifra regional o sectorialmente. También he propuesto lo que quiero hacer en el segundo tema: organizar un ciclo anual bajo el tema México a través de sus décadas, obviamente en referencia a México a través de los siglos, como un homenaje a los fundadores de la historiografía mexicana, en particular a Vicente Riva Palacio".

En este seminario anual buscará la recuperación de ciertas efemérides, en especial a partir de cuál fue la consecuencia de esa fecha para el México contemporáneo, para lo cual se comenzará con el programa del Partido Liberal Mexicano de 1906, la expedición punitiva de 1916, el inicio de la guerra cristera en 1926, la fundación de la CTM en 1936, la fundación del PRI en el 46 y el movimiento de Genaro Vázquez en 1956.

"Creo que en los últimos años El Colegio Nacional está haciendo algo muy meritorio: acercarse a la sociedad mexicana a través de los nuevos medios de comunicación. Ya no son las conferencias tradicionales, orales, sino ahora ya está muy atento a los nuevos medios de comunicación", dice Garciadiego, cuya ceremonia de ingreso se realizará mañana, a las 19:00, en el Aula Mayor de la institución (Donceles 104, Centro Histórico).