"Pedro y el lobo", ahora en aplicación

Editada por el Cidcli, permite acercar a los niños a la clásica obra del compositor ruso Serguéi Prokófiev de manera lúdica y didáctica.
La versión original fue producida por Radio France con la intervención de la Orquesta Nacional de Francia.
La versión original fue producida por Radio France con la intervención de la Orquesta Nacional de Francia. (Fotoarte: Alfredo San Juan/Cortesía CIDCLI)

México

Cuando el compositor ruso Serguéi Prokófiev estrenó Pedro y el lobo, consideradea hoy como una de las obras cumbres de la música sinfónica para niños, el 2 de mayo de 1936, “la asistencia fue pobre y no consiguió atraer mucho la atención”, comentó el propio compositor. Por fortuna, la historia le dio el lugar que le correspondía.

Muchas y muy variadas han sido las versiones que de esa obra se han realizado en concierto, disco, cine, televisión y teatro. Se sabe que la primera versión discográfica fue grabada en 1939 por el director Serge Koussevitzky con la Orquesta Sinfónica de Boston y el actor Richard Hale como narrador.

Esta pieza clásica ahora adquiere nueva vida, virtual, con la edición que de Pedro y el lobo ha realizado recientemente el Centro de Información y Desarrollo de la Comunicación y la Literatura Infantiles (Cidcli) en una aplicación para iPad. Patricia van Rhijn, directora de la editorial especializada en libros infantiles, dice que este tipo de aplicaciones tienen que ver con el hecho de “ponerse al día con las nuevas tecnologías y seguir promoviendo el hábito de la lectura”.

Van Rhijn cuenta que ella y su marido querían que sus nietos conocieran esta hermosa historia a través de una aplicación que fuera “muy lúdica y didáctica. Buscamos en la red y nos encontramos con una versión producida por Radio France, con la Orquesta Nacional de Francia. Mandamos un correo y les manifestamos interés por comprar los derechos para una edición en español, y tres meses después nos contestó la empresa de manera positiva”.

La producción de Radio France, agrega la editora, “es muy hermosa, de muy buen gusto y, sobre todo, muy lúdica. Realmente se ven los instrumentos de la orquesta y hay algunos cambios importantes. Por ejemplo, el tema del pato de repente cambia de instrumento y se oye con el violín, lo que ayuda a los niños a distinguir tanto los instrumentos como las frases musicales”.

Las actividades interactivas que incluye este programa permiten, por ejemplo, que los niños busquen al lobo en el bosque, que puedan ejercitar la mente con un juego de memoria, que se tomen fotografías y se vuelvan protagonistas de la historia, y muchas otras. “Es una aplicación bastante compleja y muy lúdica. Por eso queremos promoverlo en las escuelas, pues consideramos que es una herramienta muy útil para conocer la música de Prokófiev y la música de concierto en general. Les encanta a niños de todas las edades”.

Van Rhijn refiere, a manera de ejemplo, que sus nietos de tres años seguían el cuento sin ningún problema y que, a los cuatro, ya jugaban con las aplicaciones: “Es para niños, pero por supuesto también puede ser para adultos porque la aplicación es sumamente divertida”.

Para la grabación de la versión en español se invitó a Sergio Vela, profundo conocedor de la música de concierto y que se mostró muy complacido con el proyecto, dice la directora de Cidcli. “Fue muy amable y colaborador. Evidentemente lo suyo no es hacer cosas para niños, pero es un gran melómano y conoce perfectamente la obra. Además tiene una voz muy linda y para él fue muy fácil grabar el guión. El cuento quedó estupendo. Incluso él consiguió el estudio donde se grabó, en el Instituto Mexicano de la Radio”.

La editora también comenta a MILENIO que sería muy recomendable que la aplicación estuviera disponible en las escuelas primarias, “pues en sus programas de estudio relacionados con la música incluyen Pedro y el lobo. Acercarse a esta obra sinfónica con la aplicación sería algo muy divertido y, a la vez, didáctico”.

Muchas voces, muchos ámbitos

Tanto por la música como por el texto, Pedro y el lobo es un clásico de clásicos. Entre los directores que han dado vida a la obra están celebridades como Leopold Stokowski, Eugene Ormandy, Herbert von Karajan, Claudio Abbado, Daniel Barenboim, Itzhak Perlman, Yehudi Menuhin y otros.

Entre los narradores figuran voces de los más diversos matices. Van desde magos del cine de terror como Basil Rathbone, Christopher Lee y Boris Karloff, hasta actores de diversas generaciones, entre los que figuran Sophia Loren, Sharon Stone, Fernando Rey, Sean Connery, Héctor Bonilla y Antonio Banderas. Rockeros como Sting, David Bowie y Alice Cooper también han prestado su voz al narrador, lo mismo que la célebre chelista Jacqueline Dupré (dirigida por su marido Barenboim).

También se animaron a contar la historia la viuda del compositor, Lina Prokófiev, su hijo Oleg y su nieto Gabriel, del mismo apellido, y hasta políticos como Mikhail Gorbachov y Bill Clinton, quienes saben del arte de contar cuentos. Los directores André Previn y Leonard Bernstein fueron tan duchos que desempeñaron ambas funciones. A la larga lista se agrega ahora el maestro Vela.